Notas de Prensa

Ana Mato anuncia un sistema de desarrollo profesional homologado en toda España y la participación de médicos y enfermeros en la gestión clínica para mejorar la eficacia y seguridad en la asistencia

  • Comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados
  • La ministra asegura que los Acuerdos con los representantes de 500.000 profesionales médicos y enfermeros “no constituyen una meta, sino un punto de partida” para una sanidad fundamentada en la cohesión territorial y la equidad en el acceso a las prestaciones
  • El sistema de desarrollo profesional homologado para toda España permitirá “mejorar la competencia profesional y rendir cuentas ante la sociedad de un modo más transparente”
  • El Real Decreto que pondrá en marcha el formato único y común de la tarjeta sanitaria individual se aprobará en los próximos días
  • Un sistema de evaluación de resultados en salud hará posible saber “qué se hace bien y qué se puede mejorar”
  • El Real Decreto de Calidad y Seguridad de los Pacientes priorizará las intervenciones y las pruebas diagnósticas en base a criterios como la gravedad y el impacto en la salud futura
  • Mato plantea valorar cómo potenciar la colaboración de las Mutuas de Accidentes de Trabajo con el Sistema Nacional de Salud
18 de septiembre de 2013. Los dos Acuerdos que forman el Pacto por la Sostenibilidad y la Calidad del Sistema Nacional de Salud, firmado el pasado 30 de julio por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y los representantes de las profesiones médica y enfermera ante el presidente del Gobierno “tienen un alcance histórico”. Sin embargo, “no constituyen una meta, sino más bien al contrario, son un punto de partida”, una “base sólida” para alcanzar una sanidad pública, gratuita, universal, equitativa, de calidad y económicamente sostenible. Y también una sanidad fundamentada en la cohesión territorial y en la equidad en el acceso a las prestaciones. Así lo ha asegurado hoy la ministra Ana Mato, en su intervención en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados.
 
La ministra ha comparecido en la Cámara Baja a petición propia para detallar el contenido y el desarrollo de los Acuerdos, que fueron suscritos por los representantes de 500.000 profesionales sanitarios. Mato ha asegurado que ambos documentos constituyen “un compromiso público y abierto por la sostenibilidad y la calidad del Sistema nacional de Salud” y demuestran que en materia de sanidad “los profesionales y la Administración somos capaces de alcanzar consensos”.
 
Los dos Acuerdos se basan en tres pilares:
 
§       El Pacto por la Sanidad, para avanzar en el objetivo de sacarla “del debate partidista”.
 
§       Una nueva política de Recursos Humanos.
 
§       Nuevas estrategias para la gestión clínica.
 
Sobre el primer punto, la ministra ha afirmado que “el Pacto por el que apostamos y nos proponemos alcanzar busca garantizar la sostenibilidad de la sanidad. Por eso “debemos seguir trabajando para encontrar vías que nos permitan asegurar una financiación estable y suficiente”.
 
Sobre la política de Recursos Humanos, Mato se ha comprometido con los profesionales a “profundizar en un nuevo modelo formativo hacia la excelencia”. Para hacerlo posible, ha anunciado, “vamos a promover un sistema de desarrollo profesional homologado para toda España”.
 
Aunque se trata de un mandato de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) de 2003, se ha venido posponiendo hasta ahora, y el Ministerio quiere darle la prioridad que tiene. La ministra ha explicado que el modelo “estructurado y evaluado” permitirá “mejorar la competencia profesional y rendir cuentas ante la sociedad de un modo más transparente”. De esta manera, además, los profesionales obtendrán el reconocimiento merecido de su propia profesión, de las instituciones y de toda la sociedad.
 
Por otro lado, Mato ha mostrado su intención de mejorar la relación jurídica del médico y el enfermero con el Sistema Nacional de Salud, con desarrollos pendientes de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, así como mejorar la planificación de las necesidades futuras de recursos humanos.
 
Para ello, tal y como anunció al inicio de la Legislatura, se está elaborando un Libro Blanco sobre los Recursos Humanos (encargado al Consejo Asesor de Sanidad y a la Universidad Rey Juan Carlos), que recogerá los problemas de planificación a medio y largo plazo, de formación, de movilidad, de desarrollo profesional y de motivación.
 
En el ámbito específico de la Enfermería la ministra también se ha referido al acuerdo para desarrollar el proyecto normativo por el que se regula la indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios por parte de los enfermeros, que permanecía pendiente.
 
Por último, Mato ha asegurado que el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios permitirá disponer de información para coordinar las políticas de recursos humanos en el ámbito del Sistema Nacional de Salud.
 
En cuanto a la Gestión Clínica, Mato ha asegurado que los objetivos de los Acuerdos son tres:
 
                     -Impulsar una mejor organización del proceso asistencial y de atención integral del paciente.
 
                     -Motivar a médicos y enfermeros mediante su implicación en la gestión de los recursos de la unidad o servicio al que pertenecen.
 
                     -Incorporar nuevos valores y competencias esenciales para impulsar un renovado profesionalismo.
 
Para ello “hemos de conseguir una mayor flexibilidad y autonomía de gestión en un marco de trabajo interdisciplinar, mayores facilidades para los profesionales médicos y enfermeros y mayor innovación a la hora de gestionar la actividad clínica”.
 
En definitiva, la ministra ha asegurado que, gracias a los Acuerdos con los profesionales, “vamos a hacer de la calidad, la motivación y la participación del personal una seña de identidad de nuestro Sistema Nacional de Salud”.
 
ACUERDOS CON LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS
 
Se trata de un paso importante para conseguir el Pacto por la Sanidad que la ministra propuso al inicio de la Legislatura. Sin embargo, no es el único. Mato ha recordado que la primera fase de este Pacto se basa en los acuerdos con las Comunidades Autónomas, y ha recordado algunos de los principales alcanzados hasta ahora:
 
§       El Calendario de Vacunación Infantil Común, que por primera vez se ha publicado en el BOE y es válido para todas las Comunidades Autónomas.
 
§                   Posibilidad de que los menores en UCI pediátricas estén acompañados por sus padres, una medida también adoptada en el seno del Consejo Interterritorial.
 
§       Nuevas pruebas neonatales para detectar siete enfermedades poco frecuentes, que ya son comunes para toda España.
 
§       Los cribados de cáncer de colon, mama y cérvix por primera vez se implantarán en toda España con criterios comunes.
 
La segunda fase del Pacto se basa, precisamente, en los acuerdos con representantes sociales y profesionales sanitarios. Y en una tercera fase, la ministra ha hecho un llamamiento “a todas las fuerzas políticas” a sumarse a un Pacto para que “el Sistema Nacional de Salud sea defendido entre todos como uno de los pilares básico del Estado del Bienestar”.
 
De este modo, el Pacto por la Sanidad debe tener proyección sobre cuantos actúan en el Sistema Nacional de Salud. Es decir: Administración Central, Comunidades Autónomas y profesionales sanitarios.
 
En este sentido, desde el inicio de la Legislatura, el Ministerio ha trabajado a través del Consejo Interterritorial para alcanzar consensos. La ministra ha hecho un breve balance de algunas de las medidas de la Reforma Sanitaria, y ha fijado algunos de los próximos objetivos.
 
 
 
BALANCE DE LA REFORMA
 
Mato ha recordado que las medidas de farmacia incluidas en el Real Decreto-ley 16/2012 han conseguido un ahorro en farmacia de 2.125 millones de euros, y se han facturado 149 millones de recetas menos.
 
Además, ha explicado que, por primera vez, 979.348 personas desempleadas de larga duración y sus familias, entre ellos 200.863 niños obtienen sus medicamentos de forma gratuita, cuando antes estaban obligados a pagar el 40%.
 
La Reforma también ha permitido definir una nueva Cartera Común Básica de Servicios para toda España, que la ministra ha anunciado que está a punto de culminar. La cartera está siendo elaborada con criterios “única y exclusivamente médicos y técnicos, de acuerdo a as sociedades científicas, con total transparencia y profesionalidad”.
 
Asimismo, en los últimos meses se ha puesto en marcha para todos los profesionales del Sistema Nacional de Salud la aplicación “Up to Date”. Se trata de una herramienta de evidencia científica, diseñada para responder a las preguntas clínicas y actualizada por más de 3.000 médicos especialistas.
 
En cuanto a la e-Salud, Mato ha detallado que 20 millones de ciudadanos están ya incluidos en la base de datos de la historia clínica digital, lo que evita la repetición de pruebas diagnósticas. Además, el 61% de la población utiliza la receta electrónica, que se está haciendo interoperable.
 
Estos dos instrumentos son posibles gracias a la creación de la base de datos de la Tarjeta Sanitaria Única Interoperable. Mato ha adelantado que este proyecto, que permite la identificación de los pacientes en todo el territorio español, está a punto de dar su siguiente paso. Lo hará a través del Real Decreto que en los próximos días aprobará el Gobierno, con el que se concretará un formato único y común de la tarjeta sanitaria individual, tal y como se acordó en el Consejo Interterritorial.
 
PRÓXIMOS RETOS
 
La ministra ha asegurado que el Pacto permitirá avanzar en la coordinación de los Servicios Sanitarios y Sociales, para ofrecer una atención sociosanitaria integral e integrada a los enfermos crónicos. “Se trata de lograr, en un futuro próximo, un Espacio Común Sociosanitario, donde sean la sanidad y los servicios sociales los que giren alrededor del paciente, y no al revés”, ha señalado. En este sentido, ha fijado como “grandes metas” la atención integral, la continuidad asistencial y la formación de equipos multidisciplinares. Para alcanzarlas también ha afirmado contar con el acuerdo de los profesionales sanitarios.
 
Asimismo, Mato ha manifestado su intención de consensuar “un sistema de evaluación de resultados en salud, que vayan más allá del mero análisis cuantitativo o de coste”. Se trata de saber “qué se hace bien y qué se puede mejorar”, y valorar “adecuadamente” el buen desempeño de los centros y los profesionales sanitarios. La ministra ha destacado que la transparencia en la información es “indispensable” y precisa de la colaboración de todos los agentes implicados, desde el Ministerio y las Comunidades hasta los centros y servicios sanitarios.
 
En cuanto a las listas de espera, Mato ha adelantado que el Ministerio trabaja en el proyecto de Real Decreto de Calidad y Seguridad de los Pacientes, que establecerá criterios de priorización en intervenciones y pruebas diagnósticas, como la gravedad, el impacto en la salud futura y los criterios clínicos y funcionales.
 
La ministra lo planteará a las Comunidades Autónomas en el Consejo Interterritorial, y propondrá elaborar un sistema de priorización que podría contar con relación de especialidades, procesos quirúrgicos y procedimientos diagnósticos y terapéuticos, en el que se aplique el sistema de garantías de tiempo máximo de acceso. Dentro de los criterios funcionales podrían incluirse, por ejemplo, la valoración sobre las limitaciones en las actividades para la vida diaria, el trabajo, dependencia de otras personas, etc.
 
Este decreto también regulará el derecho a la libre elección de médico de familia, pediatra, enfermero y hospital.
 
Asimismo, la ministra ha planteado valorar cómo potenciar la colaboración en el ámbito sanitario con las Mutuas de Accidentes de Trabajo. “Debemos hallar la fórmula”, ha dicho, para que, a través sus profesionales altamente cualificados y su especialización, se descargue presión asistencial. Para ello, ha encargado un informe al efecto al Consejo Asesor de Sanidad.
 
La ministra ha concluido su intervención asegurando que las reformas “están funcionando” y agradeciendo “la implicación y participación activa” de los profesionales sanitarios, “el mejor activo de nuestra sanidad”. Mato ha invitado, una vez más, a todas las fuerzas parlamentarias a que hagan posible el Pacto Sociosanitario. “Es el momento de dar un paso al frente y encontrarnos todos en la consolidación y en la fortaleza del Sistema Nacional de Salud”.