Notas de Prensa

Carcedo: "Ha llegado el momento de consolidar definitivamente un sistema de protección que garantice la igualdad de oportunidades y favorezca un crecimiento inclusivo"

  •   La ministra apuesta por “repensar nuestro sistema”, y en especial, las políticas que afectan a colectivos estratégicos como juventud o infancia para reducir la desigualdad

Madrid, 28 de marzo 2019.- “Cuando hace cuatro décadas estábamos en una encrucijada decidimos construir colectivamente un sistema de protección social, iniciamos un camino de prosperidad y estabilidad política sin precedentes en nuestra historia”, ha recordado la Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, durante la conferencia pronunciada este jueves en la Fundación Areces.

“Tras apartarnos de esta senda durante los años de bonanza económica y, olvidarla durante la crisis, ahora ha llegado el momento de consolidar definitivamente un sistema de protección que garantice la igualdad de oportunidades y que favorezca el crecimiento inclusivo”, ha destacado la ministra.

Carcedo ha indicado que, “en esta nueva encrucijada hay que repensar nuestro sistema”. En especial, las políticas que afectan a colectivos estratégicos como juventud, infancia y las personas que han sufrido más durante la crisis. “Tenemos un abanico importante de políticas para hacerlo”.

La ministra ha señalado tres bloques de políticas: inversión social, políticas tradicionales de redistribución del gasto y políticas pre-distributivas.

En el primer grupo ha destacado el aumento de inversión en la etapa 0-3 años, “una medida especialmente relevante para promover el crecimiento inclusivo porque además de ser muy progresiva es una inversión con altísimos retornos”, ha asegurado Carcedo.

También, las políticas activas de empleo o políticas de envejecimiento activo. “Todas ellas medidas basadas en la idea de que es mejor prevenir que curar, preparar a las personas para que no caigan en una situación de necesidad de modo que luego no sea necesario buscar terapias paliativas”.

La ministra ha admitido que estas políticas presentan inconvenientes porque, a pesar de ser necesarias, “no son del todo eficaces para aquellos que ya están en situación de necesidad”. “Por eso”, ha añadido Carcedo, “no debemos olvidarnos de las políticas tradicionales de redistribución del gasto”, segundo bloque de políticas para evitar los efectos negativos de la desigualdad y entre las que ha citado la Atención Primaria de Salud.

La ministra se ha referido a un tercer bloque de medidas, “con políticas pre-distributivas, interesantes porque pretenden evitar la desigualdad antes de que se produzca”. Políticas que atañen a la vivienda o la fiscalidad “para que sea progresiva y no regresiva como lo es la actual en algunos aspectos”. Entre las medidas citadas, programas de empleo digno, salarios mínimos, políticas que afectan a la negociación colectiva o el reparto de los beneficios empresariales, entre otras.

María Luisa Carcedo ha señalado que la desigualdad “perjudica el crecimiento económico y su sostenibilidad. Genera inestabilidad política, pérdida de la autoestima colectiva, crea guetos dentro de nuestras sociedades y concentra el poder en unas pocas manos deteriorando así la calidad de las instituciones, lo que acaba generando desconfianza en la economía”.