Órganos de arbitraje

Intervienen dos tipos de órganos, uno encargado de la administración del arbitraje que son las Juntas arbitrales, y otro, los Órganos arbitrales que son quienes conocen de la controversia concreta y emiten el laudo. Éstos son designados para cada caso concreto.

Juntas arbitrales

Existe una Junta Arbitral Central de ámbito estatal, adscrita al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, a través de la Secretaría de Estado de Derechos Sociales e Igualdad, y Juntas Arbitrales Territoriales, en cada Comunidad Autónoma y en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla.

Estas Juntas están compuestas por una presidencia y una secretaria que recaen en personal al servicio de las Administraciones Públicas.
Las Juntas Arbitrales tienen entre otras funciones las siguientes:

Órganos arbitrales

Una vez comprobado por la Junta Arbitral que la solicitud de arbitraje es admisible y que ambas partes aceptan que el conflicto se resuelva a través de este procedimiento, son las personas encargadas de arbitrar las que resolverán la reclamación siempre oyendo a ambas partes e intentando, en su caso, que éstas lleguen a un acuerdo.

Las personas encargadas de arbitrar gozan de reputación y honorabilidad a la vez que cuentan con formación adecuada para resolver los conflictos que se someten a su consideración y que actúan con independencia, imparcialidad y confidencialidad.

La queja o reclamación será resuelta por un/a árbitro único (cuando la pretensión sea inferior a tres mil euros) o por un órgano arbitral integrado por tres miembros cada uno de los cuales será propuesto, respectivamente, por la Administración pública, las organizaciones representativas de las personas con discapacidad y sus familias y, las organizaciones de carácter económico sin ánimo de lucro, en ambos casos, con mayor implantación en el ámbito territorial de la Junta Arbitral.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador