Vacunas y Programa de Vacunación

Preguntas y respuestas sobre la vacunación frente a la gripe,Yo me vacuno. Este año marco la diferencia. Información para la ciudadanía

La gripe es un importante problema de salud, por la mortalidad y por las complicaciones y costes económicos y sociales que origina.

La vacunación es una herramienta eficaz y segura para prevenir la gripe y sus complicaciones.

Este año, la coincidencia temporal con la pandemia por COVID-19, hacen especialmente importante la vacunación de gripe en la población más vulnerable y sus contactos, para reducir las complicaciones causadas por ambas enfermedades y evitar la sobrecarga en el sistema sanitario.

Ver documento completo Archivo pdf.  Se abrirá en una ventana nueva

Contenido

  1. Vacunación frente a la gripe
  2. En relación a la gripe
  3. Vacunación de gripe y COVID-19
  4. Vacunación de gripe y grupos de riesgo
  5. Tratamiento de la gripe
  6. Falsos mitos sobre la vacuna frente la gripe

1. Vacunación frente a la gripe

¿Cómo se puede prevenir la gripe?

La vacunación es la medida más eficaz para prevenir la gripe y sus complicaciones. En la temporada 2019-2020 la vacunación evitó el 26% de las hospitalizaciones, el 40% de los ingresos en UCI y el 37% de las defunciones atribuibles a la gripe en las personas de 65 años de edad y mayores.

Además de la vacunación, se recomiendan las siguientes medidas de prevención:

  • Taparse la boca al toser o al estornudar, preferiblemente con pañuelos desechables.
  • Lavarse con frecuencia las manos, sobre todo después de haber tosido o estornudado.
  • Procurar no reutilizar los pañuelos empleados al estornudar o al limpiar las secreciones nasales.
  • Limitar el contacto, en la medida de lo posible, con otras personas si se tiene malestar, fiebre u otros síntomas de gripe para evitar contagiarlas.
  • Evitar el contacto con personas enfermas para evitar que nos contagien.

¿Por qué es necesaria la vacunación frente a la gripe todos los años?

Es necesaria la vacunación frente a la gripe todos los años por dos motivos:

  1. Los virus de la gripe tienen una elevada capacidad para variar sus antígenos de superficie (proteínas con especial relevancia en la capacidad del virus para infectar). Estas variaciones implican la aparición de nuevos virus de la gripe frente a los que el ser humano no tiene protección. Por este motivo la vacuna debe actualizarse cada año.
  2. Además, los anticuerpos producidos por las personas gracias a la vacunación antigripal disminuyen con el tiempo.

A pesar de la necesidad de repetir la vacunación cada año, se trata de una vacuna muy segura y suficientemente eficaz para evitar un alto porcentaje de hospitalizaciones y muertes producidas por la gripe.

¿Cuándo comienza la campaña de vacunación?

La campaña de vacunación se iniciará en la primera quincena del mes de octubre, si no hay problemas de suministro. Se vacunará primero a la población institucionalizada y al personal de centros sanitarios y sociosanitarios.

La campaña de vacunación se prolonga durante varios meses para facilitar que todas las personas en las que se recomienda la vacunación puedan acceder a la vacunación.

¿Cuál es la efectividad de la vacuna de la gripe?

La efectividad de la vacuna de la gripe depende fundamentalmente de dos factores:

  • la edad y el estado de salud de la persona vacunada
  • la similitud entre los virus de la gripe que está circulando y aquellos con los que se fabricó la vacuna

Sin embargo, si la persona que adquiere la infección se ha vacunado, la enfermedad será con alta probabilidad menos grave.

A pesar de la necesidad de repetir la vacunación cada año, se trata de una vacuna muy segura y con alto impacto para evitar un alto porcentaje de las hospitalizaciones y muertes ocasionadas por la gripe. En los mayores de 65 años, en la temporada 2019-2020 se estima que la vacunación evitó:

  • el 26% de las hospitalizaciones
  • el 40% de los ingresos en UCI
  • el 37% de las defunciones atribuibles a la gripe

¿De qué está compuesta la vacuna de la gripe?

Las vacunas frente a la gripe contienen tres o cuatro tipos de virus de la gripe (dos de tipo A y uno o dos de tipo B). Estos virus se seleccionan en función de la probabilidad de circular en cada temporada epidémica, según estimaciones realizadas anualmente desde la Organización Mundial de la Salud.

La composición de la vacuna para esta o para pasadas temporadas se puede consultar en: https://www.who.int/influenza/vaccines/virus/recommendations/en/. Se abrirá en una ventana nueva.

¿Qué tipos de vacunas se van a comercializar esta temporada en España?

Todas las vacunas que se comercializarán esta temporada (2020-2021) son inactivadas (no vivas). Las vacunas inactivadas frente a gripe contienen fracciones de virus o proteínas víricas. Por tanto no contienen virus vivos y no pueden causar la enfermedad de la gripe.

¿Es segura la vacuna frente a la gripe?

Multitud de estudios clínicos han confirmado la seguridad de la vacuna frente a la gripe y, en el mundo, se administran cientos de millones de dosis de vacuna frente a gripe.

El efecto secundario más frecuente tras la administración de la vacuna es molestia y/o dolor en el lugar de la inyección. Estas reacciones locales suelen durar menos de 48 horas y rara vez interfieren con la vida normal de las personas vacunadas.

Otras reacciones como fiebre, malestar o dolores musculares también pueden aparecer tras la vacunación. Estas reacciones se inician en las primeras 6-12 horas y suelen durar 1-2 días.

¿Puede la vacunación ocasionar la gripe?

Las vacunas inactivadas actuales no contienen virus vivos. Están compuestas por fracciones de virus o subunidades proteicas y, por tanto, no pueden causar gripe.

Existe una vacuna atenuada (de virus vivos debilitados) que está autorizada en España, pero que no se comercializará durante la temporada 2020-2021. En cualquier caso, esta vacuna solamente se utiliza en población infantil y joven sana, y los virus contenidos en esta vacuna, al estar debilitados, no ocasionan la gripe en esta población.  En todo caso, las indicaciones para su utilización excluyen a las personas que con mayor probabilidad podrían desarrollar la enfermedad con un virus debilitado, como aquellas con enfermedades crónicas.

Si bien, al igual que con otras vacunas, tras la vacunación pueden producirse reacciones locales o más infrecuentemente fiebre, malestar y dolores corporales. Estas reacciones se inician en las primeras 6-12 horas y suelen persistir 1-2 días.

Las reacciones más comunes que tienen las personas vacunadas frente a la gripe son considerablemente menos graves que los síntomas que causa la enfermedad real.

¿Por qué hay personas que tienen síntomas catarrales tras la vacunación frente a la gripe?

Existen varias razones por las cuales una persona que se ha vacunado frente a la gripe presenta síntomas catarrales similares a los de una gripe:

  1. Coexisten numerosos virus respiratorios (rinovirus, virus sincitial respiratorio, virus parainfluenza, adenovirus…), además del virus de la gripe, que se propagan y causan enfermedad durante la temporada de gripe. La vacuna sólo protege frente a la gripe y no frente a esos otros virus. Pero el cuadro clínico de la gripe es más grave, y por lo tanto es mucho más importante protegerse frente a ella.
  2. Desde que se recibe la vacuna se necesitan dos semanas para que el cuerpo desarrolle protección inmunitaria. Es posible haberse infectado por el virus de la gripe inmediatamente antes de haberse vacunado o durante las dos semanas posteriores a la vacunación, por lo que una persona podría tener la gripe a pesar de haberse vacunado.
  3. También, algunas personas pueden infectarse por un virus de la gripe diferente a los que están incluidos en la vacuna o pueden no quedar adecuadamente protegidas debido a la edad avanzada o al estado de salud. La capacidad de las vacunas de proteger a una persona contra la gripe depende, en gran medida, de la coincidencia de los virus seleccionados para elaborar la vacuna y aquellos que circulan en esa temporada, y de la capacidad de sistema inmunológico para generar protección inmunitaria.

¿En quienes está contraindicada la vacuna?

  • Niños y niñas menores de 6 meses.
  • Personas alérgicas a los principios activos o a algún componente de la vacuna.
  • Personas que han tenido una reacción alérgica grave a una vacuna de la gripe con anterioridad.
  • Personas que tengan fiebre o una infección aguda: la vacunación deberá posponerse hasta que se hayan recuperado.

¿Pueden vacunarse las personas alérgicas al huevo?

Sí. Aunque la mayoría de las vacunas frente a la gripe se fabrican utilizando una tecnología basada en huevos y contienen una pequeña cantidad (trazas) de proteínas de huevo, todos los estudios que han analizado el uso de la vacuna frente a la gripe en pacientes alérgicos al huevo indican que las reacciones alérgicas graves en estas personas son muy improbables.

Por tanto, las personas con historia de alergia por exposición al huevo pueden recibir vacunas frente a la gripe sin precauciones especiales. Esta recomendación es válida también para quienes hayan presentado reacciones alérgicas graves o anafilaxia al huevo. Las precauciones deber ser similares a las tomadas ante la administración de cualquier otra vacuna.

¿Puede administrarse la vacuna de la gripe conjuntamente con la del neumococo?

Aunque no hay información disponible sobre la administración simultánea de vacuna tetravalente frente a la gripe de alta carga con vacunas frente a neumococo, se ha observado la compatibilidad de administración simultánea de vacuna de alta carga trivalente con vacuna de polisacáridos de 23 valencias, no observándose diferencias en la seroprotección a medio y largo plazo.

2. En relación a la gripe

¿Qué es la gripe?

La gripe es una enfermedad infecciosa respiratoria producida por un virus. El virus se transmite con facilidad propagándose rápidamente (mayoritariamente durante el otoño y el invierno).

Los virus de la gripe pueden causar enfermedad leve o grave y en ocasiones puede producir la muerte.

¿Por qué la gripe es un importante problema de salud pública?

La gripe es un importante problema de salud, tanto por la mortalidad que puede provocar directa o indirectamente, como por las complicaciones que puede ocasionar y los costes económicos y sociales que origina.

A nivel mundial se estima que cada año mueren hasta 650.000 personas por causas relacionadas con la gripe. En España, durante la temporada 2019-2020, 619.000 personas acudieron a las consultas de atención primaria por gripe, hubo 27.700 hospitalizaciones con gripe confirmada por ensayos de laboratorio, 1.800 ingresos en la UCI y 3.900 muertes asociadas a la gripe.

Toda la información actual sobre la situación y evolución de la gripe en España se encuentra disponible en el siguiente enlace: http://vgripe.isciii.es/inicio.do. Se abrirá en una ventana nueva.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas que contraen la gripe a menudo presentan algunos de los siguientes síntomas: fiebre, dolor de garganta, mucosidad nasal, tos seca, cefalea, dolor muscular y cansancio.

Los síntomas de la enfermedad comienzan de 1 a 4 días tras la entrada del virus al organismo. Algunas personas se infectan por el virus de la gripe pero no desarrollan la enfermedad, sin embargo estas personas sí pueden transmitir la enfermedad a otras.

¿Cómo se transmite la gripe?

La gripe se transmite de persona a persona:

  • Por vía aérea, a través de gotitas respiratorias producidas por una persona infectada al hablar, toser o estornudar.
  • Menos frecuentemente, una persona puede contraer gripe por contacto, al tocar una superficie u objeto que tiene el virus de la gripe (gotitas o secreciones de la nariz o la garganta de una persona infectada) y posteriormente tocarse la boca, la nariz o posiblemente los ojos.

¿Durante cuánto tiempo se puede contagiar la gripe?

Las personas que se infectan por el virus de la gripe pueden transmitirlo desde 1 día antes del comienzo de los síntomas hasta 3 a 7 días después. Las personas infectadas pueden transmitir el virus aunque no tengan síntomas ni padezcan la enfermedad. Los niños pueden transmitir la gripe incluso durante más de 7 días tras el comienzo de los síntomas.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de padecer la gripe?

Las complicaciones más frecuentes tras una infección por el virus de la gripe son: neumonía, otitis, sinusitis, deshidratación o empeoramiento de una enfermedad crónica de base, como insuficiencia cardiaca congestiva, asma o diabetes.

Cualquier persona puede padecer complicaciones tras una gripe, pero son más frecuentes en aquellas con enfermedades crónicas o determinadas situaciones (edad avanzada, embarazadas, menores de 6 meses, sobrepeso, etc).

En la temporada 2019-2020 se produjeron 27.700 hospitalizaciones, 1.800 admisiones en UCI y 3.900 defunciones atribuibles a gripe. El 85% de los casos graves hospitalizados hospitalizaciones y el 97% de las muertes ocurrieron en personas con algún factor de riesgo de complicaciones. Por ello, se recomienda la vacunación a los grupos de riesgo especificados en las recomendaciones de vacunación, que están disponibles en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/gripe/home.htm. Se abrirá en una ventana nueva.

3. Vacunación de gripe y COVID-19

¿Por qué este año es especialmente importante vacunarse frente a la gripe?

Este año, más que nunca, es especialmente importante vacunarse frente a la gripe.

La posible coincidencia de la pandemia por coronavirus y la epidemia de gripe puede aumentar las complicaciones en los grupos de riesgo para los que ambas enfermedades pueden ser especialmente dañinas (el riesgo de muerte es más del doble si una persona enferma por gripe y COVID) y conllevar una importante sobrecarga asistencial: mayor número de consultas en los centros de salud y en hospitales, así como aumento de los ingresos hospitalarios.

El modo de transmisión y los síntomas de la COVID-19 son muy similares a la gripe, por lo que en la próxima temporada será especialmente importante reducir la carga de enfermedad y las complicaciones de la gripe en la población más vulnerable y en sus contactos mediante la vacunación.

Dada esta posible coincidencia, se ha realizado una adquisición extraordinaria de vacunas que asegure que existen dosis suficientes para vacunar a todas las personas para la que existe la recomendación.

¿Cuáles son las diferencias entre los síntomas de gripe y de COVID-19?

El nuevo coronavirus y el virus de la gripe tienen presentaciones clínicas muy parecidas. Ambos comparten vías de transmisión y causan enfermedades respiratorias, con una gran variedad de síntomas, que pueden ir desde infecciones asintomáticas o con síntomas leves, hasta enfermedades graves y muertes.

Lo que varía es la proporción de pacientes con sintomatología grave ya que en el caso del nuevo coronavirus el 80% de las infecciones son leves o asintomáticas, el 15% son infecciones graves, que requieren oxígeno, y el 5% son infecciones críticas, que requieren ventilación. Estos porcentajes de infección grave parecen más elevados que los observados en el caso de la infección gripal.

La fiebre, la tos y la pérdida de olfato/gusto son síntomas comunes en la gripe y en la COVID-19, sin embargo, la fatiga, el dolor de garganta, dolor de cabeza y dolor muscular parecen producirse con menos frecuencia en la COVID-19 que en la gripe. La dificultad respiratoria también parece ser más frecuente en la COVID-19.

Puesto que la sintomatología de gripe, COVID-19 y otros cuadros catarrales es similar, es importante consultar con tu profesional sanitario y seguir su consejo. Si usted está vacunado de gripe, es mucho menos probable que los síntomas sean debidos a la gripe.

¿Existe mayor riesgo de infectarse por coronavirus o de que la COVID-19 sea más grave si se ha recibido una vacuna frente a la gripe?

Recientemente, ha circulado por las redes sociales un documento titulado “Posible causa de la pandemia por coronavirus: Interferencia inmunológica entre el POLISORBATO 80 de la vacuna antigripal adyuvada y el SARS-CoV-2”, de Gastón Añaños y colaboradores. En ese documento se relaciona la mala evolución de las personas infectadas por SARS-CoV-2 con la exposición previa a vacuna frente a la gripe. Esta información se basa en conjeturas con importantes carencias desde el punto de vista clínico, epidemiológico y de metodología de la investigación No existe ninguna evidencia que demuestre que exista un mayor riesgo de infectarse por coronavirus o de padecer COVID-19 de mayor gravedad por haber recibido una vacuna frente a la gripe.

Ante la confusión que este documento pudiera haber generado, el Ministerio de Sanidad ha emitido una nota informativa.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/docs/COVID-19_Vacunaciongripe.pdf. Archivo pdf.  Se abrirá en una ventana nueva

¿Pueden vacunarse frente a la gripe las personas que han tenido COVID-19 y sus contactos estrechos?

Una gran parte de los pacientes con COVID-19 pertenecen a grupos de riesgo en los que está indicada la vacunación antigripal.

La administración de las vacunas inactivadas frente a la gripe es segura en personas que han superado o que padecen la COVID-19. En pacientes que han superado la COVID-19 o la padecen de forma leve o asintomática se recomienda la vacunación tras finalizar los días de aislamiento recomendados. En pacientes ingresados por este motivo, el personal sanitario establecerá el momento adecuado para administrar la vacunación teniendo en cuenta su condición clínica.

Los contactos estrechos de un caso confirmado que pertenezcan a los grupos en los que se recomienda la vacunación frente a la gripe podrán vacunarse una vez superado el periodo de cuarentena sin haber desarrollado síntomas.

¿Pueden las medidas de prevención tomadas para el control de la pandemia de COVID-19 modificar la epidemia estacional de gripe?

Se ha descrito una actividad baja del virus de la gripe en el hemisferio sur al coincidir la epidemia estacional con el confinamiento debido a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, es importante poner en marcha todos los mecanismos preventivos posibles, que incluyen una amplia cobertura de vacunación frente a la gripe, ya que no sabemos cuál puede ser el comportamiento de ambos virus en el hemisferio norte durante la próxima temporada de gripe. Además, el momento esperado de máxima circulación del virus de la gripe puede no coincidir con medidas de confinamiento tan extremas.

Ningún país del hemisferio norte se atreve a hacer predicciones sobre la posible evolución de la gripe en esta temporada.

4. Vacunación de gripe y grupos de riesgo

¿A quién se recomienda la vacunación de gripe?

Fundamentalmente a las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de tener la gripe y a las personas que están en contacto con ellas, ya que pueden transmitírsela. En la temporada 2019-2020 se produjeron 28.000 hospitalizaciones, 1.800 admisiones en UCI y 3.900 defunciones atribuibles a gripe. El 85% de los casos graves hospitalizados hospitalizaciones y el 97% de las muertes ocurrieron en personas con algún factor de riesgo de complicaciones.

Por ello, las autoridades sanitarias recomiendan la vacunación frente a la gripe con vacuna inactivada en los siguientes cuatro grupos de población:

  1. Personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años de edad. Se hará especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones cerradas.
  2. Personas entre los 6 meses y los 65 años de edad que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe por presentar alguna condición o enfermedad de base.
  3. Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones.
  4. Personal sanitario y sociosanitario, así como ciertos grupos considerados esenciales.

Las recomendaciones de vacunación detalladas se encuentran disponibles en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/gripe/home.htm

¿Por qué no se recomienda la vacunación en los niños y niñas sanas?

Aunque la enfermedad es más alta en la infancia y la juventud, las complicaciones y la mortalidad es más elevada en la población mayor de 65 años.

El 75% de los casos graves de gripe que requieren hospitalización ocurren en personas de 65 o más años de edad. Más del 80% de las defunciones por gripe se producen igualmente en ese rango de edad.

Por estos motivos, en este momento, se recomienda la vacunación en la población infantil que presente mayor riesgo de complicaciones por padecer alguna enfermedad o condición de las detalladas en las recomendaciones y en quienes estén en contacto con personas pertenecientes a estos grupos de riesgo.

Los menores entre los 6 meses y los 2 años de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación también deben vacunarse frente a la gripe.

Las recomendaciones de vacunación detalladas se encuentran disponibles en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/gripe/home.htm

¿Debo vacunarme si estoy embarazada?

Se recomienda la vacunación en las embarazadas en cualquier trimestre de gestación porque proporciona un triple efecto:

  • Protección de la madre.
  • Protección del neonato.
  • Protección del lactante en los primeros meses de vida.

La morbilidad, e incluso mortalidad, que puede ocasionar la gripe durante el embarazo es similar a la descrita para otros grupos de riesgo. La infección por el virus de la gripe durante el primer trimestre de embarazo se ha asociado a un aumento de malformaciones cardiacas, labio leporino y defectos del tubo neural y, durante el segundo y tercer trimestre, a un mayor número de abortos y partos prematuros.

¿Cuándo vacunarme si estoy embarazada?

Durante la campaña de vacunación frente a la gripe se recomienda una dosis de vacuna inactivada a embarazadas en cualquier trimestre de gestación.

¿Pueden vacunarse las personas inmunodeprimidas?

Sí, se recomienda la vacunación en los pacientes con inmunodepresión como aquellos con inmunodeficiencias primarias o secundarias a la administración de ciertos tratamientos, con cáncer, infectadas por el virus del VIH, trasplantadas, personas sin bazo, etc. Ver las recomendaciones de vacunación en grupos de riesgo que se encuentran disponibles en:
https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/programasDeVacunacion/riesgo/home.htm

5. Tratamiento de la gripe

¿Cuál es el tratamiento de la gripe?

El tratamiento de la gripe suele ir enfocado a tratar los síntomas que la enfermedad produce.

Consejos en caso de padecer gripe: descansar, beber abundantes líquidos, evitar el consumo de alcohol o tabaco, tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe (como medicamentos para bajar la fiebre…).

No administrar aspirina a niños/as ni adolescentes (podría provocar un síndrome raro pero grave que se denomina Síndrome de Reye).

¿Los fármacos antigripales pueden prevenir o curar la gripe?

Los fármacos antigripales que se anuncian extensivamente en otoño e invierno NO curan ni previenen la gripe. No actúan sobre el virus de la gripe y su efecto es aliviar los síntomas que la infección produce. Suelen contener varios medicamentos asociados para combatir los síntomas de la infección y no son inocuos, sino que pueden provocar reacciones adversas como cualquier otro medicamento.

¿Son efectivos los fármacos antivíricos frente a la gripe?

Los fármacos antivíricos, si se dan en los primeros días tras el inicio de los síntomas, pueden reducir la duración de la enfermedad. Estos medicamentos deben ser recetados por un médico ya que pueden tener efectos adversos importantes. Hay que tener en cuenta que estos fármacos no son efectivos para tratar infecciones bacterianas ni otras infecciones víricas que puedan ocurrir como complicaciones de la gripe.

6. Falsos mitos sobre la vacuna frente la gripe

¿Es necesario vacunarse si considero que soy una persona sana y tengo buena salud?

Cualquier persona puede enfermar de gripe y sufrir graves complicaciones. La vacuna se recomienda  fundamentalmente a las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de tener la gripe y a las personas en contacto con ellas, ya que pueden transmitírsela, para protegerlos y proteger a los que les rodean.

¿Es mejor contraer la enfermedad que vacunarse frente a la gripe?

No. La gripe es una enfermedad que puede ser grave, especialmente en la población mayor y personas que padecen ciertas enfermedades crónicas. La infección por gripe puede suponer que presenten complicaciones graves, como la hospitalización o la muerte sanos. Por consiguiente, para obtener protección inmunitaria, vacunarse es una opción más segura que correr el riesgo de enfermar.

¿Puede la vacunación producir gripe?

Las vacunas inactivadas actuales no contienen virus vivos. Están compuestas por fracciones de virus o subunidades proteicas y por tanto no pueden causar gripe.

Existe una vacuna atenuada (de virus vivos debilitados) que se encuentra autorizada en España, pero que no se comercializará durante la temporada 2019-2020.

Si bien, al igual que con otras vacunas, tras la vacunación pueden producirse reacciones locales o más infrecuentemente fiebre, malestar y dolores corporales.

Las reacciones más comunes que tienen las personas que se vacunan frente a la gripe son considerablemente menos graves que los síntomas que causa la enfermedad real, y sobre todo, que las complicaciones que puede causar en las personas más vulnerables.

¿Son efectivos los antibióticos frente a la gripe?

La gripe está causada por un virus, así que los antibióticos (que son fármacos que actúan frente a las bacterias) no son eficaces. No mejoran los síntomas ni aceleran la curación. Además no están exentos de efectos secundarios, y un uso inadecuado puede hacer que las bacterias se hagan resistentes a ellos.

¿Me puedo vacunar si estoy embarazada?

Sí. Durante la campaña de vacunación frente a la gripe se recomienda la vacunación en las embarazadas en cualquier trimestre de gestación porque proporciona un triple efecto:

  • Protección de la madre.
  • Protección del neonato.
  • Protección del lactante en los primeros meses de vida.

¿Me puedo vacunar si soy alérgico al huevo?

Sí. Aunque la mayoría de las vacunas frente a la gripe se fabrican utilizando una tecnología basada en huevos y contienen una pequeña cantidad de proteínas de huevo, todos los estudios que han analizado el uso de la vacuna frente a la gripe en pacientes alérgicos al huevo indican que las reacciones alérgicas graves en personas con alergias al huevo son muy improbables.

Por tanto, las personas con historia de alergia por exposición al huevo pueden recibir vacunas frente a la gripe sin precauciones especiales, tanto las vacunas inactivadas como atenuadas. Esta recomendación es válida también para quienes hayan presentado reacciones alérgicas graves o anafilaxia al huevo. Las precauciones deber ser similares a las tomadas ante la administración de cualquier otra vacuna.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador