Notas de Prensa

El Gobierno aprueba el anteproyecto de la Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión del SNS

  • La homogeneidad en la efectividad del derecho a la protección a la salud, ampliará los derechos de población que actualmente no está incluida, evitará nuevos copagos y priorizará el modelo público de gestión directa de los servicios sanitarios y sociosanitarios.
  • La ministra de Sanidad, Carolina Darias, destaca que esta norma garantiza para el futuro que la ciudadanía no vuelva a tener que someterse a nuevos copagos.
  • El Consejo de Ministros aprobó también la distribución entre las comunidades y ciudades autónomas de 220 millones de euros para el Programa de desarrollo de medidas para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad del SNS en el ámbito de la Salud Digital.

Madrid, 8 de noviembre de 2021.- El Consejo de Ministros ha aprobado en su reunión de hoy el anteproyecto de la Ley por el que se modifican diversas normas para consolidar la Equidad, Universalidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Esta nueva norma, que modifica o deroga legislaciones anteriores, pretende garantizar la homogeneidad en la efectividad del derecho a la protección a la salud y ampliar los derechos de población.

La Ley por la que se modifican diversas normas para consolidar la Equidad, Universalidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud persigue evitar la incorporación de nuevos copagos sanitarios como ya se hizo con los establecidos para los medicamentos. Tal es el caso de transporte sanitario no urgente, productos dietoterápicos y ortoprotésicos.

La ministra de Sanidad recalcó hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que esta nueva norma “responde a los compromisos asumidos por el presidente del Gobierno y al Pacto de Gobierno de Progreso. Y es fruto del trabajo del Ministerio de Sanidad pero, también, de las aportaciones realizadas por los distintos ministerios que conforman el Gobierno” y añadió que esta Ley viene a avanzar en la consolidación de “derechos de la ciudanía” y “pretende seguir afianzando el Sistema Nacional de Salud”.

Darias remarcó que esta pandemia “nos ha dejado varias lecciones como la puesta en valor de lo público y la importancia de los Estados que requieren dar respuestas globales a problemas de estas características”. En este sentido, señaló que también nos ha dejado “la necesidad de fortalecer los sistemas públicos de salud y esta Ley lo hace a través de sus tres vectores fundamentales: la cohesión, la equidad y la universalidad”.

Darias insistió en que con estos tres vectores “ampliamos derechos” porque “con esta Ley blindamos derechos para que no puedan suceder episodios del pasado cuando se obligaba a las personas más vulnerables y con menos recursos a tener que copagar productos farmacéuticos”.

Modificación normativa

Las normas que este Anteproyecto de Ley modifica son dos Leyes, un Real Decreto-ley y dos Reales Decretos y se deroga una Ley.

- Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.

- Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.

- Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones.

- Real Decreto 8/2008, de 11 de enero, por el que se regula la prestación por razón de necesidad a favor de los españoles residentes en el exterior y retornados.

- Real Decreto 1506/2012, de 2 de noviembre, por el que se regula la cartera común suplementaria de prestación ortoprotésica del Sistema Nacional de Salud y se fijan las bases para el establecimiento de los importes máximos de financiación en prestación ortoprotésica.

- Deroga la Ley 15/1997, de 25 de abril, sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud.

Objetivos generales

Esta nueva norma constituye el cumplimiento del hito de la reforma 3 del Componente 18 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuyos objetivos generales son establecer medidas que consoliden la equidad, la cohesión y la universalización en el SNS. Además, en esta Ley se incluye la portavocía de los pacientes y de la ciudadanía en general dentro de los órganos de gestión y coordinación sanitaria.

Con la aprobación de esta norma se cumple, asimismo, con el 21,4 % de los compromisos relativos a Sanidad del Gobierno de España, así como con lo previsto al respecto en el Dictamen para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados.

Se trata de una de las 5 reformas para renovar y ampliar las capacidades del SNS del Componente 18 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia o ‘Plan España Puede’ del Gobierno de España. Con este componente se pretende corregir las debilidades estructurales detectadas y adaptar el sistema sanitario a los retos y desafíos identificados. Su objetivo es tener un modelo sanitario más robusto, flexible y resiliente. 

220 millones de euros en Salud Digital

Por otro lado, el Consejo de Ministros ha aprobado la distribución entre las comunidades y ciudades autónomas de 220 millones de euros para el Programa de desarrollo de medidas para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad del SNS en el ámbito de la Salud Digital.

Las comunidades y ciudades autónomas deberán destinar, al menos, un 25% de los fondos asignados a proyectos relacionados con la gestión económico-financiera de los productos farmacéuticos y otro 25% a la integración de los sistemas de las comunidades y ciudades autónomas con los servicios digitales del SNS. Entre estos, la Historia Clínica Digital Interoperable, la Tarjeta Sanitaria Individual, la Receta Electrónica Interoperable, el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios, el Nodo de Verificación de Medicamentos (SNSFARMA), el Registro Central de Vacunación (REGVACU) y la Base de Datos Clínicos de Atención Primaria (BDCAP).

El 50% restante, ha proseguido Darias, irá destinado a la puesta en marcha de proyectos vinculados con la Estrategia Nacional de Salud Digital, en tres áreas principales: la analítica de datos, en conexión con el Espacio Nacional de Datos de Salud; la ampliación y renovación de las infraestructuras TIC de los centros sanitarios y sociosanitarios, por ejemplo, en ciberseguridad; y los sistemas integrados de gestión y análisis de imágenes médicas, asegurando la disponibilidad y acceso a este tipo de servicios con independencia del nivel asistencial.