Notas de Prensa

El teléfono de apoyo psicológico por COVID-19 del Ministerio de Sanidad y el Consejo General de la Psicología realiza más de 13.000 intervenciones

  • Este servicio de atención psicológica ha tenido una duración de dos meses y ha estado dirigido a familiares de enfermos o fallecidos por el coronavirus, profesionales con intervención directa en la gestión de la pandemia y población en general

  • De las llamadas atendidas, con una media de 228 diarias, un 70% corresponden a la población en general, un 21% a familiares de enfermos o fallecidos por coronavirus y un 9% a sanitarios

6 de junio de 2020.- El teléfono de atención psicológica para prestar apoyo asistencial a las personas con dificultades derivadas de la COVID-19 ha realizado 13.016 intervenciones en todo el territorio nacional en sus dos meses se servicio, desde el 31 de marzo hasta el 26 de mayo. Este servicio ha sido habilitado de manera conjunta por el Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos (COP) de España.

De las llamadas atendidas, con una media de más de 200 diarias, aproximadamente un 70% corresponden a la población en general, un 21% a familiares de enfermos o fallecidos por coronavirus y un 9% a sanitarios.

El teléfono ha estado activo de lunes a domingo de 09:00 a 20:00 horas y ha sido atendido por un equipo de medio centenar de psicólogos y psicólogas. El servicio, coordinado por la catedrática de Psicología Clínica de la Universidad Complutense de Madrid María Paz García Vera, ha contado con tres números de atención (15 líneas) diferenciados

El 91 700 79 89 para familiares en procesos de duelo por personas enfermas o fallecidas como consecuencia del coronavirus.

El 91 700 79 90 para profesionales con intervención directa en la gestión de la pandemia como sanitarios, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o Policía Local, entre otros.

El 91 700 79 88 para la población en general con dificultades derivadas del estado de alerta.

Servicio centralizado y profesionalizado

Este dispositivo ha tenido la particularidad de estar centralizado y ser profesionalizado, lo que ha permitido coordinar las acciones e intervenciones de los equipos y garantizar su calidad, al ofrecer protocolos unificados de intervención, un feedback continuo y apoyo a los propios profesionales que han integrado el servicio.

Desde el servicio se ha realizado una primera atención psicológica e intervención psicológica breve -cuando ha sido necesario- y se ha puesto especial énfasis en la coordinación y derivación continua a otros servicios y recursos de diversa índole como el propio Sistema Nacional de Salud, los Colegios de Psicología autonómicos y otros colegios profesionales y organizaciones públicas y privadas.

Su finalidad ha sido desarrollar un sistema de apoyo y primera atención psicológica, orientado al manejo del estrés y situaciones de malestar derivados de las diferentes realidades que está generando esta pandemia.