Notas de Prensa

Alfonso Alonso pide una mayor atención a los problemas de las personas mayores sordas

  • Presentación del estudio “Hacia la autonomía y participación de las personas mayores sordas en España”
  • El ministro detalla las medidas que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está ultimando y poniendo en práctica para evitar el aislamiento y favorecer la inclusión de las mujeres y hombres mayores sordos
  • En España hay más de un millón de personas con problemas de audición, y casi el 72% de estas personas son mayores de 65 años

10 de marzo de 2015. El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha presentado hoy el estudio “Hacia la autonomía y participación de las personas mayores sordas en España”, publicado por la Confederación Estatal de Personas Sordas de España, financiado íntegramente por la Fundación Vodafone y dirigido al análisis de la situación de la población mayor sorda, tanto usuarios de lengua de signos como hombres y mujeres que, a causa de la edad, sufren pérdidas auditivas. El estudio pone en valor también el papel de las asociaciones y las TIC en el bienestar y la mejora de las relaciones sociales de las personas sordas, así como el desarrollo de la teleasistencia y la capacitación de los profesionales de residencias y centros de día en lengua de signos.

 En su intervención, Alfonso Alonso ha destacado que en España hay actualmente algo más de un millón de personas con alguna dificultad en su audición, de las que casi el 72% tienen más de 65 años; teniendo en cuenta que alrededor del 18% de la población española supera hoy esa edad, que ese porcentaje se aproximará al 40% en los próximos 50 años y que los problemas de audición sobrevienen en muchos casos con la edad, Alonso ha subrayado que las administraciones públicas competentes en el ámbito de los servicios sociales deben responder al reto social y sanitario que el envejecimiento representa, adaptando además la atención que reciben las personas sordas a sus necesidades específicas.

 En esa línea, Alonso ha adelantado que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está ultimando un marco de actuación para las personas mayores en el que el desarrollo de determinados servicios como la teleasistencia, la ayuda a domicilio, el uso de tecnologías adaptadas y la mejora de las condiciones de accesibilidad, así como la promoción y la difusión de la  lengua de signos, serán instrumentos de gran valor para las personas sordas.

 Asimismo, el ministro ha manifestado la necesidad de asumir responsabilidades, y sobre todo, emprender políticas encaminadas a paliar la soledad, evitar el aislamiento y favorecer la inclusión de las mujeres y hombres mayores sordos, con el fin de garantizarles la posibilidad de que interactúen con el resto de las personas y que participen en igualdad de condiciones en la sociedad en la que viven, mejorando el acompañamiento, la atención y la protección que desde las diversas administraciones se les ofrece.

 A continuación, Alonso se ha referido a las numerosas actuaciones que desde el Ministerio se han puesto en marcha con los objetivos anteriormente mencionados; dichas actuaciones han sido recogidas, entre otros lugares, en el Plan de Acción de Discapacidad 2014-16, en el Plan de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, su Plan de Acción para la Igualdad en la Sociedad de la Información, así como en acciones específicas dentro del Plan Nacional de Inclusión Social.

 Al mismo tiempo, con el objetivo de mejorar el tratamiento de las condiciones de salud crónicas, dentro de la Estrategia para el abordaje de la cronicidad se han desarrollado actuaciones de fomento de la prevención en todos sus ámbitos, con el fin de promover la continuidad asistencial y la detección precoz, considerando de manera integral las necesidades sociosanitarias de los pacientes.

 Además, específicamente para las personas mayores sordas, Alonso ha recordado que dentro de los programas de turismo social del IMSERSO se ofrecen opciones diseñadas para las personas sordas que les garantizan actividades de ocio accesible. Por otro lado, en relación con la violencia de género, se han adaptado a las necesidades de las personas con dificultades auditivas tanto el seguimiento por medios telemáticos como el Servicio Telefónico de Atención y Protección a las Víctimas de la Violencia de Género, y en la propia Estrategia, se ha prestado especial atención a las necesidades de aquellas mujeres que por sus circunstancias personales se enfrentan a barreras de comunicación que agravan su indefensión ante el maltrato, como pueden ser las mujeres mayores sordas.

 Finalmente, Alfonso Alonso ha brindado todo su apoyo y el del Ministerio a las actuaciones de la Confederación Estatal de Personas Sordas de España y de su movimiento asociativo, para de esta manera avanzar en la construcción de un proyecto conjunto que mejore la accesibilidad, que sea además generador de oportunidades de empleo para las propias personas sordas y que consiga su plena integración.