Notas de Prensa

El Director del IMSERSO aboga por garantizar criterios de calidad en la atención al dependiente tanto en su domicilio como en las residencias y centros específicos

  • En la inauguración de las II Jornadas Internacionales sobre Atención a la Dependencia
  • César Antón destaca la necesidad de encontrar “un equilibrio fundamental” entre ambas vías
  • Plantea establecer garantías en los cuidados a las personas dependientes en su domicilio, tanto si la atención la dan familiares como si la prestan servicios sociales profesionalizados
  • El director general del IMSERSO recuerda que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, así como las CCAA, se han puesto a trabajar ya en la garantía de una atención integral desde la coordinación de los servicios sanitarios y sociales
25 de junio de 2013. El 80% de los beneficiarios de los servicios y prestaciones del Sistema de Atención a la Dependencia están atendidos en su domicilio, bien porque les cuida un familiar, bien porque reciben la asistencia de los servicios sociales. La ayuda a domicilio, la teleasistencia, el asistente personal, los centros de día y los centros de noche forman parte de la gama de servicios que el Sistema confiere a la persona dependiente para que siga en su vivienda. Con estos datos en la mano, el director general del IMSERSO, César Antón, ha abogado por garantizar una atención integral de calidad tanto si el beneficiario es cuidado por un allegado como si recibe asistencia de los profesionales.
 
Antón ha inaugurado hoy las II Jornadas Internacionales sobre Atención a la Dependencia, que llevan por título “Innovaciones para vivir en casa bien”. Innovaciones que, tal y como ha destacado el director general del IMSERSO, vendrán por la aportación de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. Lo que estas herramientas puedan contribuir para el perfeccionamiento del Sistema de Dependencia marcan un camino que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad quiere explorar, siempre bajo la prioridad de una atención completa, garantista y ágil.
 
Que la persona dependiente esté bien asistida en su domicilio es una realidad que el Ministerio no niega, sino al contrario: quiere potenciarla. No obstante, tal y como ha explicado Antón, las administraciones deben velar por que dicha asistencia se ajuste a criterios de calidad y aseguren el mejor tratamiento del dependiente. “Es necesario establecer garantías para que estos cuidados en el domicilio blinden la calidad de vida de las personas”, ha afirmado Antón antes de recalcar la conveniencia de fijar “criterios y requisitos” en los servicios profesionales y en “la preparación, formación y apoyo de los cuidadores familiares”.
 
Según ha manifestado el director general del IMSERSO, si la atención de calidad en el domicilio no fuera posible, la alternativa ha de ser la atención residencial profesionalizada “durante las 24 horas del día”. Y en este caso los criterios de asistencia de calidad deben quedar fuera de toda duda.
 
La coordinación socio-sanitaria se antoja, por tanto, esencial. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, así como las CCAA, ya están trabajando en la coordinación de los dos tipos de servicios, ya que por regla general la persona dependiente necesita ambos “en alguna etapa de su vida”.