Notas de Prensa

Ana Mato anuncia que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad presentará un informe anual sobre la desigualdad salarial

  • Acto conmemorativo del Día Internacional de la Mujer
  • Diseñará un indicador estructural, que servirá de marco de referencia para el Plan Especial para la Igualdad Laboral y la No Discriminación Salarial
  • Defiende que las mujeres “que quieren ser madres no dejen de serlo por presiones económicas, sociales o de cualquier tipo”

 

8 de marzo de 2012. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha presidido el acto conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, celebrado hoy, 8 de marzo en el Museo Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. En su intervención, Mato ha confiado en que “hoy podamos subir un peldaño más en nuestro camino hacia la auténtica igualdad de oportunidades”. Para ello, es esencial combatir “injusticias” como el hecho de que una mujer “tenga más dificultades que un hombre para montar una empresa, o que su remuneración sea menor por desarrollar un trabajo de igual valor”, algo que aún sucede en demasiados casos.
 
Para conocer mejor esta realidad y combatirla, ha anunciado que el Ministerio diseñará un indicador estructural de desigualdad salarial que en base a criterios comunes con Europa, permita fijar objetivos cuantitativos respecto de la brecha salarial. Una vez puesto en marcha, ha explicado la ministra, se presentará un informe anual sobre desigualdad salarial, que servirá de referencia para la elaboración del Plan Especial para la Igualdad Laboral y la No Discriminación Salarial que ya adelantó el presidente del Gobierno en su discurso de investidura.
 
Mato ha recordado algunas estadísticas que demuestran que aún queda mucho camino por recorrer hacia la igualdad real. Las mujeres cobran un 22 por ciento menos de media que los hombres a igual trabajo. El porcentaje sube a un 28 por ciento cuando tienen estudios superiores, a pesar de que, en la actualidad, el 60 por ciento de los titulados superiores son mujeres.
 
Por otro lado, la tasa de paro femenina (un 23,32 por ciento) sigue siendo de las más altas de Europa. Nuestro país también está a la cabeza de la Unión Europea cuando se trata de mujeres inactivas que no buscan empleo por razones familiares: un 42 por ciento en España, frente al 25 por ciento de media en la UE.
 
Las mujeres, además, cargan con la mayor parte del trabajo del hogar y reciben un 40 por ciento menos de pensión que los hombres.
 
La ministra ha afirmado que “es ahora cuando más tenemos que hacer por las mujeres, especialmente por aquellas que peor lo están pasando”. Entre ellas, ha citado las que son trabajadoras y madres y hacen “verdaderos equilibrios para que su vida personal no se resienta debido a su vida profesional”. Asimismo, ha señalado la necesidad de asegurar que “las mujeres que quieren ser madres no dejen de serlo por presiones económicas, sociales o de cualquier tipo”.
 
Para paliar las desigualdades, Mato ha recordado algunas de las iniciativas que va a poner en marcha el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a lo largo de la legislatura. Entre ellos, un plan específico de empleo para mujeres, que incluya actuaciones sobre grupos con grave riesgo de exclusión social y un plan de apoyo a la conciliación “que permita a mujeres y hombres realizar una distribución razonable y corresponsable de su tiempo. El Ministerio también participará en el diseño del contenido de la asignatura de Educación Cívica Constitucional, para incorporar la igualdad y la no discriminación. Asimismo, Mato ha asegurado que impulsará el distintivo “Igualdad en la Empresa” como un referente de compromiso con la igualdad.
 
Sin embargo, la ministra ha reconocido que todas las medidas serán insuficientes “si no logramos poner freno a la violencia que se ejerce contra las mujeres. Tras dedicar las primeras palabras de su intervención a las ocho mujeres fallecidas en lo que va de año “por la sinrazón y la barbarie de la violencia de género”, ha asegurado que el mejor aliado de este tipo de violencia “es la indiferencia”.
 
Por ello, el Gobierno actuará para que los malos tratos a las mujeres “no sólo sean judicialmente condenables, sino ética y moralmente reprobables”. En este sentido, el Plan Personalizado de Atención y Protección a las Víctimas de la Violencia de Género supondrá un primer paso para crear “un entorno seguro para las mujeres y sus hijos”.
 
En definitiva, en el Día Internacional de la Mujer, Mato ha apostado por poner en valor el papel de las mujeres “como generadoras de empleo y de riqueza, como emprendedoras, creadoras y, sin lugar a dudas, como parte de la solución a la crisis que estamos viviendo”.
 
La celebración del Día Internacional de la Mujer (originariamente, Día de la Mujer Trabajadora) se remonta al año 1911. Se trata de una iniciativa, conmemorada por la ONU y por los colectivos de mujeres de todo el mundo, que pretende poner en valor a las mujeres como artífices de la historia y su lucha por participar en la sociedad en pie de igualdad con los hombres.