Notas de Prensa

Faustino Blanco: "El ciudadano cuando padece una enfermedad grave o de manejo complejo elige la sanidad pública"

  • Foro Salud Nueva Economía Fórum
  • “Garantizar el acceso equitativo de los pacientes a la innovación manteniendo el equilibrio financiero es el mayor desafío que afronta el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Y un ejemplo claro son las CAR-T”, ha asegurado el secretario general de Sanidad y Consumo
  • Faustino Blanco ha pronunciado una conferencia en el Foro Salud organizado por Nueva Economía Fórum

Madrid, 21 de febrero de 2019.- El secretario general de Sanidad y Consumo, Faustino Blanco, ha defendido este jueves en Madrid que los hospitales públicos dedican su esfuerzo en mayor proporción a las enfermedades más graves y de mayor complejidad, “las que causan más defunciones y mayor coste”, que los hospitales privados.

Indudablemente el ciudadano cuando padece alguna enfermedad grave o de manejo complejo elige la Sanidad Pública”, ha asegurado durante la conferencia pronunciada este jueves en el Foro Salud organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid.

Según los datos expuestos por el secretario general de Sanidad y Consumo, casi cinco millones de ciudadanos recibieron el alta en algún hospital de España en 2017 y de ellos, las altas por tumores supusieron un 10,23% en hospitales públicos y un 7,53% en centros privados. Para las enfermedades cardiovasculares, que junto a los ingresos por cáncer son las que más muertes provocan (el 30% de las 400.000 defunciones anuales), la proporción es de 13,98% en hospitales públicos frente a 8,90% en privados.

Faustino Blanco ha explicado que en 2015 los hogares españoles “financiaron con dinero de su bolsillo” hasta un 24% del gasto sanitario total, por encima de la media de la OCDE que se sitúa en el 20%.

Un dato que, según el secretario general de Sanidad y Consumo, refleja “el enorme peso que tuvieron los recortes en sanidad de los últimos años en las economías domésticas de los españoles: copago farmacéutico, desfinanciación pública de medicamentos y la reducción de prestaciones”.

Siendo esto evidente, sin embargo, más dañino que los efectos de los recortes ha sido la incapacidad misma de los responsables sanitarios para proponer las reformas estratégicas que tanto necesita nuestro Sistema Nacional de Salud”, ha añadido.

Blanco ha alertado de que “la verdadera amenaza para la sostenibilidad es no disponer de una estrategia sostenida para que la financiación en sanidad se incremente acompasadamente con el PIB, y sea mantenida a lo largo del tiempo”.

El secretario general de Sanidad y Consumo ha recordado que la obligación de los poderes públicos es la de afianzar y reforzar el sistema sanitario público, organizándolo y garantizando las prestaciones y los servicios sanitarios con calidad, tal y como impone la Constitución española.

En este punto, Blanco ha defendido que la sostenibilidad financiera de la sanidad pública “solo es posible si la gestión sanitaria se realiza bajo parámetros de eficiencia y coste-efectividad y apostando por la innovación”.

El sistema español de provisión de servicios sanitarios públicos”, determinado por la ordenación territorial en CCAA y reconocidos estándares de calidad comprobada, “ha demostrado sobradamente su eficiencia siendo gestionado por instituciones públicas”, ha añadido Blanco.

TRANSFORMAR EL SNS

Durante su intervención, el alto cargo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha abogado por la necesidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) de transformarse, “resituarse”, para enfrentarse con garantía de éxito a los retos futuros.

Abordar factores como el envejecimiento de la población, las enfermedades crónicas, reducir la variabilidad en la práctica clínica, trabajar en las inequidades en el acceso a las prestaciones, mejorar los determinantes sociales de la salud, evitar el incremento de desigualdades entre regiones y afrontar el elevado coste de la financiación, son algunos de los desafíos a los que se enfrenta el Sistema Nacional de Salud.

Inevitablemente para conseguir estos objetivos tenemos que adaptar nuestro modelo de servicios pasando del actual, centrado en el hospital, a otro sistema de atención más avanzado, cooperativo y horizontal, basado en la evidencia y en el valor”, ha manifestado el secretario general de Sanidad y Consumo.

Todo ello exige implicar a los profesionales en dicha transformación, a través de su compromiso efectivo, dándoles herramientas que les ayuden en su trabajo”, ha subrayado Faustino Blanco.

Además de la Universidad, el SNS es la principal estructura en nuestro país para el desarrollo de la investigación, la innovación y la generación del conocimiento que, finalmente, es susceptible de acabar trasladándose a la industria.

Esta arquitectura unida a la calidad de nuestro Sistema Nacional de Salud es lo que permite que España sea el cuarto país del mundo en investigación biomédica, solo por detrás de Estados Unidos, Japón y China. Si nos referimos a las terapias celulares, nuestro país se encuentra entre los tres primeros del mundo.

Hoy día, garantizar el acceso equitativo de los pacientes a la innovación, logrando simultáneamente mantener equilibrio financiero, constituye quizá el mayor de los desafíos que afronta el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y un ejemplo claro son las CAR-T y la nueva farmacopea biológica”, ha señalado Blanco.

Otro de esos retos es la adecuada explotación de la ingente cantidad de datos clínicos almacenados digitalmente, a partir de un repositorio ya normalizado y seguro de datos multidimensionales, para impulsar aplicaciones analíticas para todo el ecosistema biosanitario.

Este repositorio deberá incluir “necesariamente” la práctica clínica, la salud pública y epidemiológica, la gestión sanitaria de las administraciones, “pero también a las Universidades, centros de investigación y un pujante sector de startups alrededor de la salud y los estilos de vida”. Y para ello, ha explicado Blanco, es fundamental desarrollar la arquitectura digital del Sistema de Salud, con la interoperabilidad como principal exponente.

Tenemos la oportunidad de seguir evolucionando y crear uno de los sistemas de salud más avanzados del mundo y líderes mundiales en la incorporación de tecnología de la salud”, ha destacado el secretario general de Sanidad y Consumo. “Al aprovechar el poder de la tecnología y un entorno que permite la innovación podremos gestionar la creciente demanda de servicios y crear un futuro seguro y sostenible para el Sistema Nacional de Salud”.