Notas de Prensa

S.M. la Reina doña Sofía inaugura el IV Simposio Internacional “Avances en la Investigación Socio-Sanitaria en la Enfermedad de Alzheimer”

  • El evento ha contado, un año más, con la participación de la Fundación Reina Sofía, además de la Fundación General de la Universidad de Salamanca y el Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias, de la ciudad castellano-leonesa 
  • Se trata de un espacio de encuentro a nivel internacional con el objetivo de reducir la prevalencia, la incidencia y los efectos de la enfermedad, así como mejorar los tratamientos, las perspectivas y la calidad de vida de los enfermos y sus familias
  • Este año, la necesidad de convertir los centros residenciales en auténticos hogares, ha sido el hilo conductor del encuentro, siendo el CRE de Salamanca un centro puntero que está al día de los últimos descubrimientos y de las técnicas más innovadoras
  • La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en funciones, Susana Camarero, recuerda que en España hace tiempo que las enfermedades neurodegenerativas se han convertido en una verdadera prioridad socio-sanitaria

2 de junio de 2016. S.M. la Reina doña Sofía ha inaugurado hoy en la ciudad de Salamanca el IV Simposio Internacional “Avances en la Investigación Socio-Sanitaria en la Enfermedad de Alzheimer”, un espacio de encuentro a nivel internacional con el objetivo de reducir la prevalencia, la incidencia y los efectos del Alzheimer, así como mejorar los tratamientos, las perspectivas y la calidad de vida de los enfermos y sus familias.

 Esta edición, organizada como las anteriores por la Fundación Reina Sofía, la Fundación General de la Universidad de Salamanca y el Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias situado en la ciudad castellano-leonesa, ha traído experiencias innovadoras con especialistas internacionales de reconocido prestigio mundial, con el objetivo de que el ámbito público y privado de las residencias y centros de día para personas con Alzheimer consigan ser un espacio hogareño con un modelo de atención centrado en la persona.

 La visión arquitectónica, en coordinación con las necesidades socio-sanitarias específicas de personas con demencia, y de las propias asociaciones de familias de afectados permitirá hacer ver la necesidad de convertir los centros residenciales en hogares, con todo lo que conlleva la palabra hogar, en cuanto a intimidad, autonomía, adaptación de espacios, objetos personales y, en definitiva, la historia de la persona que vive en ella.

 El Simposio ha permitido conocer las experiencias más innovadoras en este sentido en países como Argentina, Suecia o Portugal, el trabajo de expertos de Universidades y otras entidades, así como conocer las consecuencias de la demencia, según el último informe publicado por ADI (Alzheimer’s Disease International).

 La calidad de vida de los afectados por algún tipo de demencia pasa irremediablemente por el entorno y todos los participantes y entidades colaboradoras de este evento trabajan desde hace años para lograr mejorar la calidad de vida de un porcentaje de población que, cuando hablamos de mayores de 70 años, alcanza a un 30% de personas, según datos de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzhéimer).

LA SÉPTIMA CAUSA DE MUERTE EN ESPAÑA

 Por otra parte, tal y como ha recordado en su intervención la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en funciones, Susana Camarero, a pesar de que nuestro país tiene una de las esperanzas de vida más altas del mundo, en España el Alzheimer es la séptima causa de muerte, afecta a casi la mitad de las personas que llegan a los 85 años y a una de cada diez personas mayores de 65.

 Se trata, pues, de un problema muy grave que daña profundamente, física y psicológicamente, a muchas personas y familias en nuestro país. Porque el número de enfermos de Alzheimer en España, que se calcula que afecte a 1,2 millones de pacientes, se duplicará para el año 2040 llegando a ser casi dos millones y medio las personas que sufrirán esta terrible demencia.

 Por eso, hace ya tiempo que las enfermedades neurodegenerativas se han convertido en una verdadera prioridad socio-sanitaria, no sólo para las instituciones públicas, sino para la comunidad científica y las organizaciones sociales.

 El pasado mes de abril ya se aprobó la Primera Estrategia de Enfermedades Neurodegenerativas del Sistema Nacional de Salud que se centra en tres aspectos vitales: prevenir la enfermedad y mejorar su diagnóstico precoz; ofrecer atención personalizada a los pacientes y establecer Programas de Respiro que faciliten el descanso y proporcionen apoyo emocional a quienes cuidan de las personas afectadas.