Notas de Prensa

Susana Camarero pone de relieve el papel de las mujeres en la construcción y el mantenimiento de la paz

  • En la 60º sesión de la Comisión Jurídica y Social de las Mujeres de la ONU
  • La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en funciones interviene en la sesión “Mujer, paz y seguridad”
  • Recuerda que para España la igualdad de género es uno de los objetivos principales de la política interior y exterior y uno de los pilares fundamentales de toda nuestra acción institucional
  • Afirma que es “imposible” una paz duradera en el mundo sin la participación de las mujeres y ve necesario permanecer atentos a una sociedad en continuo cambio sin olvidar la protección de los derechos de las mujeres y niñas en zonas de conflicto y postconflicto

14 de marzo de 2016. La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en funciones, Susana Camarero, ha puesto hoy de relieve el papel de las mujeres en la construcción y el mantenimiento de la paz, al tiempo que ha destacado el trabajo de las mujeres en el Ejército, en la Policía y el de todas aquellas que se dedican a defender y vigilar los derechos humanos y las tareas humanitarias.

En la sesión sobre “Mujer, paz y seguridad” organizada por la Asociación Española de Cooperación y Desarrollo (AECID) y el Fondo de Población de Naciones Unidas, la secretaria de Estado ha afirmado que “es imposible alcanzar una paz duradera en el mundo sin la participación de las mujeres” y ha recordado la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en torno al mismo asunto.

Según ha explicado, dicho texto puso en las agendas políticas de todos los Gobiernos un problema de máxima gravedad como es la violación de los derechos humanos de las mujeres y los niños en los conflictos armados. “Esta Resolución tuvo el mérito de convertir la igualdad de género en un elemento esencial para contribuir a la paz y la seguridad mundial desde diferentes ámbitos”.

En este sentido, Camarero ha hablado de la participación de las mujeres en todos los niveles y procesos de prevención, gestión y mantenimiento de la paz y la convivencia, de la incorporación de la perspectiva de género en la negociación y desarrollo de los acuerdos de paz y el aumento de la capacitación del personal que trabaja en estos ámbitos.

PLAN DE ACCIÓN

La secretaria de Estado ha recordado que España fue uno de los primeros países en impulsar un Plan de Acción para cumplir con la Resolución 1325, puesto que “la igualdad de género es uno de los objetivos principales de la política interior y exterior española y uno de los pilares fundamentales de actuaciones de toda nuestra acción institucional”.

En el plano nacional, el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades y la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer son “la hoja de ruta de todas nuestras políticas de igualdad y de lucha contra la violencia de género”.

Además, Camarero ha recordado que España ha convertido la agenda “Mujer, Paz y Seguridad”  en una de sus prioridades y que se ha adoptado una nueva Resolución que insta a los Estados miembros a implementar medidas adicionales para asegurar la perspectiva de género con un enfoque integral de los temas de paz y seguridad.

Con la nueva Resolución, ha señalado Camarero, se sientan las bases de trabajo para los próximos años con el doble objetivo de reforzar la protección de las mujeres y las niñas en situación de conflicto, por un lado, e incrementar sustancialmente el papel de la mujer en todo el proceso, por otro.

La secretaria de Estado ha considerado que estamos ante una Resolución importante que requiere el compromiso de todos y por eso España ha puesto en marcha y ejecutado proyectos de cooperación por valor de más de 20 millones de euros, se ha comprometido a aprobar antes de octubre un nuevo Plan de Acción Nacional  y se ha involucrado en este programa de “Mujeres, Paz y Seguridad” del FPNU y de la Comisión Económica para América Latina y Caribe.

RETOS Y VOLUNTAD POLÍTICA

En otro momento de su intervención, Susana Camarero ha advertido que aún son muchos los retos pendientes y que todos ellos necesitan de la mayor voluntad política y que ésta se traduzca en la definición de unos objetivos claros y medibles y en la dotación de los programas con recursos humanos y financieros suficientes y mantenidos en el tiempo.

Igualmente, ha señalado la necesidad de permanecer atentos a una sociedad en continuo cambio sin olvidar la protección de los derechos de las mujeres y niñas en zonas de conflicto y postconflicto, incluyendo los campos de personas refugiadas y desplazadas.

Por último, ha instado a “facilitar la integración, permanencia y promoción de las mujeres en todos los ámbitos de la vida social, política y económica de nuestros respectivos países y de las organizaciones Internacionales, incluyendo a las Fuerzas Armadas”.