Notas de Prensa

Sanidad participa en un simulacro de sospecha de Ébola a bordo de un buque

  • Efectivos de Sanidad Exterior y el Centro de Coordinación de Alertas
  • El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, clave para detectar y aislar un posible caso del virus que llegase por mar
  • Desde hace un año, se han identificado y descartado casi medio centenar de casos sospechosos de la enfermedad en personas llegadas a España desde las zonas afectadas

28 de mayo de 2015. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad  ha participado hoy en Barcelona en el ejercicio MARSEC-2015. Se trata de un simulacro marítimo organizado por el Ministerio de Defensa que, en la edición de este año, ha consistido en la sospecha de personas con enfermedad por el virus Ébola a bordo de un buque. La labor del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad es clave para detectar y aislar un posible caso del virus que llegara a nuestro país por mar, en colaboración, además de con Defensa, en este caso, con las autoridades sanitarias de la Comunidad Autónoma.

 En concreto, han participado en el ejercicio los efectivos de Sanidad Exterior y del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio. El secretario general de Sanidad y Consumo, Rubén Moreno, ha presenciado el ejercicio y ha asegurado que “una vez más, queda demostrado que España está preparada para hacer frente a un desafío global como el que hemos vivido en el último año, el brote de Ébola en África Occidental”. De hecho, tal y como ha recordado Moreno, desde el mes de junio de 2014, en nuestro país se han detectado y, posteriormente, descartado mediante pruebas de laboratorio, un total de 45 casos sospechosos de personas infectadas por esta enfermedad, llegadas a España desde los países afectados por el brote.

 EJERCICIO MARSEC-2015

 Aunque la capacidad de nuestro país para hacer frente a estos posibles casos ya ha quedado demostrada en ocasiones anteriores, el objetivo del ejercicio MARSEC-2015 era comprobar y evaluar la capacidad de respuesta inmediata de Sanidad Exterior en los puntos de entrada ante una emergencia de salud pública en fronteras de estas características, siguiendo el protocolo establecido.

 También, evaluar la coordinación entre los distintos organismos implicados en situaciones de alerta sanitaria y así establecer vínculos de colaboración con la Capitanía Marítima de Barcelona, la Autoridad Portuaria y el Servicio Catalán de Salud, además de potenciar la colaboración ya existente con Cruz Roja y con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

 El ejercicio se ha desarrollado a lo largo de cuatro horas desde las 8:00 de la mañana. En él se ha simulado que el buque carguero “Estrella del Mar”, de bandera española y procedente de Sierra Leona, con 15 tripulantes a bordo, comunica su llegada a las 10:00 con cinco polizones a bordo. Uno de ellos ha fallecido unas horas antes, otro presenta fiebre, malestar general, dolor muscular y vómitos de sangre; otro sólo refiere fiebre y otros dos permanecen asintomáticos.

 Ante esta situación, los servicios de Sanidad exterior contactan con la Delegación del Gobierno y da las primeras recomendaciones sanitarias a la tripulación: no mover el cadáver, colocar y aislar a las personas enfermas en la enfermería del buque, etc.

 Ante la sospecha de la enfermedad por virus Ébola, pues los casos cumplen el criterio epidemiológico, se activa el Procedimiento de Actuación de Sanidad Exterior y se comunica al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias y estos deciden convocar a la comisión de hospitales para discutir dónde serán trasladados los dos enfermos y los otros dos polizones.

Con posterioridad se activa el Procedimiento de Actuación de Sanidad Exterior ante el brote de la enfermedad por virus Ébola y se autoriza la entrada en el puerto del buque, pero no el desembarco. Tras establecer el perímetro de seguridad, dos equipos de Sanidad Exterior, con equipos de protección individual, evalúan a los polizones y a los enfermos, realizándose con posterioridad el traslado de los enfermos al hospital de referencia y el aviso a la empresa responsable de la retirada de residuos biológicos.

Se trata de un ejercicio que reproduce las actuaciones que se llevarían a cabo en caso de que existiera la sospecha de Ébola en un buque, y que, de hecho, ya se han puesto en práctica a lo largo del último año, tanto en puertos como en aeropuertos y en los hospitales de referencia donde han sido trasladados casos sospechosos.

 En estas actuaciones, la labor del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través de Sanidad Exterior y del CCAES ha sido fundamental para la coordinación de todos los organismos implicados y para la identificación de síntomas compatibles con la enfermedad, para ofrecer la mejor atención a los pacientes y, a la vez, salvaguardar la seguridad de la población.