Notas de Prensa

La ministra Ana Mato sitúa el bienestar de los niños y adolescentes en la primera línea de la agenda política del Gobierno

  • Día Universal de los Derechos de la Infancia
  • España fue uno de los primeros países en ratificar la Convención de los Derechos del Niño hace 25 años, y con la Reforma de la Legislación de Protección a la Infancia será pionera de nuevo al incorporar el interés superior del menor al ordenamiento jurídico
  • La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recuerda que el primer Plan de la Agenda Social del Gobierno fue el de Infancia y asegura que con la nueva Ley de Protección a la Infancia reforzará la seguridad de los menores ante situaciones de abusos y violencia
  • El Plan Integral de Apoyo a la Familia mejorará su protección social y jurídica porque es “garantía de bienestar para los menores”
  • La ministra aboga por seguir trabajando para que las nuevas tecnologías “no se conviertan en elemento de desprotección” para los niños y por actuar con contundencia ante cualquier abuso
20 de noviembre de 2014. Hace hoy 25 años, la Asamblea Nacional de las Naciones Unidas aprobó la Convención de los Derechos del Niño. Con ella, se reconocía por primera vez la ciudadanía de los niños y niñas y su capacidad de ser sujetos de protección y derechos. España fue uno de los primeros países en ratificarla, apenas un año después. Ahora, un cuarto de siglo más tarde, nuestro país va a ser de nuevo pionero en incorporar el interés superior del menor en todos los ámbitos al ordenamiento jurídico, con la Reforma de la Legislación de Protección a la Infancia cuyo Proyecto de Ley está a punto de aprobar el Gobierno.
 
Así lo ha señalado hoy la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en el acto de conmemoración del Día Universal de los Derechos de la Infancia, celebrado en el Congreso de los Diputados y en el que, además del presidente del Congreso y de la ministra, han intervenido dos menores, en representación de la Plataforma de Organizaciones de Infancia y “de todos los menores de edad de nuestro país”, como ha dicho la ministra.
 
La ministra ha asegurado que la protección de la infancia y sus derechos es “una prioridad que hemos situado en primera línea de nuestra agenda política”. Prueba de ello es que el primer Plan de la Agenda Social aprobado en la Legislatura fue el de Infancia y Adolescencia. Un instrumento integrador de las políticas de infancia en España, dotado con 5.159 millones de euros. Al igual que el Plan de Inclusión Social, tiene como objetivo prioritario, además, la lucha contra la pobreza infantil.
 
También ha citado la reforma educativa, para mejorar la calidad de la enseñanza y acabar con problemas como el absentismo escolar.
 
Y para continuar en esta tarea, la ministra ha recordado que la Reforma de la Legislación de Protección a la Infancia, garantizará que todas las normas, medidas y actuaciones que se adopten tengan en cuenta su impacto en la infancia. Además, agilizará los procesos de acogimiento y adopción y reforzará la protección de los niños y niñas ante situaciones de abusos y violencia de género.  
 
La ministra, asimismo, ha señalado que el Gobierno ultima el Plan Integral de Apoyo a la Familia, que incorporará medidas orientadas a mejorar su protección social, económica y jurídica, lo que repercutirá positivamente en los menores. Porque “la familia es clave para garantizar ese bienestar”.
 
Por eso, en los Presupuestos de 2015 para el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la partida destinada a políticas de Infancia y Familia se incrementa un 20,5%.
 
La ministra ha concluido su intervención asegurando que “nuestros niños están hoy más formados, más protegidos por las instituciones y tienen más oportunidades”. Sin embargo, hay que seguir trabajando, especialmente en el ámbito de las Nuevas Tecnologías, “cada vez más presentes en su día a día” y fundamentales en su formación, para que “no se conviertan en elementos de desprotección de los menores” y actuando “con contundencia ante cualquier abuso”.
 
“Promover una buena utilización de estos medios por los menores, inculcarles hábitos de vida, de consumo y ocio saludables, potenciar la igualdad de oportunidades, el compromiso social y la corresponsabilidad, mediante una educación de calidad, protegerles de situaciones de desamparo, maltrato, exclusión social y de cualquier tipo de violencia es nuestro reto”, ha afirmado. “Estoy convencida de que vamos por el buen camino”.