Notas de Prensa

El IMSERSO suscribe un convenio para desarrollar la figura del asistente de personas dependientes y promover así su autonomía

  • Convenio firmado junto a la Fundación ONCE, ASPAYM y PREDIF, y con la colaboración de la Fundación Vodafone España
  • El director general del IMSERSO, César Antón, ha recordado que una de las medidas que incorporó el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para hacer sostenible el Sistema de Dependencia fue la ampliación de la prestación por asistente personal a todos los grados de dependencia, ya que la Ley sólo lo permitía para las personas consideradas grandes dependientes
  • La medida ha propiciado que casi se haya duplicado la concesión de esta prestación en poco más de año y medio
  • El convenio firmado hoy facilitará el acceso de las personas dependientes a nuevas tecnologías para que, asimismo, se impulse su inclusión; también ofrecerá toda la información sobre formación en asistencia personal y dará formación a los profesionales
19 de noviembre de 2014. El IMSERSO, junto a la Fundación ONCE, la Federación Nacional ASPAYM y la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF), han firmado hoy un convenio para desarrollar la figura del asistente personal y promover, así, la autonomía de las personas dependientes.
 
En un acto celebrado en la sede del IMSERSO en Madrid, y que ha contado con el presidente de CERMI, Luis Cayo, César Antón ha manifestado su total respaldo a una iniciativa que, además, da respuesta a una reivindicación histórica de las personas con discapacidad. La figura del asistente personal, debidamente formada y especializada, resulta esencial no sólo para apoyar a las personas dependientes en sus tareas diarias, con lo que ello supone de ganancia en términos de autonomía, sino también porque implica el desarrollo de un nicho laboral.
 
Para lograr tal objetivo, y en virtud del presente convenio, se fomentarán las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación como medio de inclusión social. Se configurará, en consecuencia, una plataforma online, para lo cual se contará con la participación de la Fundación Vodafone España. Dicha plataforma acogerá toda la información respecto de la figura del asistente personal y permitirá un punto de encuentro entre demanda y oferta. Asimismo, albergará pautas de formación, lo que las entidades firmantes han considerado de vital importancia por cuanto facilitará a los propios profesionales una metodología de trabajo y materiales formativos a escala nacional. Todo ello para favorecer el acceso al mercado de trabajo.
 
CUALIFICACIÓN PROFESIONAL DE LOS ASISTENTES
 
El director del IMSERSO, César Antón, que en el acto ha estado acompañado por el director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Ignacio Tremiño, ha recordado que una de las medidas adoptadas por el Gobierno para mejorar el Sistema de Dependencia, aprobada en julio de 2012, consistió en ampliar la prestación para asistente personal a todos los grados del modelo, ya que en la Ley ésta se limitaba sólo a los dependientes más graves.
 
La medida, tal y como ha destacado Antón, quien la ha calificado como “un acierto”, ha propiciado que desde el 1 de enero de 2012 hasta el 30 de septiembre del presente año, dicha prestación se haya duplicado: de 906 a 1.875 casos con asistente personal. Por tal razón, el IMSERSO quiere impulsar un convenio que permite iniciar “un instrumento de vínculo entre la demanda y la oferta de profesionales”, registrada en una base de datos, y que consolida una red clave para crear puestos de trabajo,
 
Antón, asimismo, ha avanzado que su Dirección sigue trabajando en la cualificación profesional del asistente personal, lo que propiciará su regulación. Según sus palabras, el plazo previsto para la aprobación del Real Decreto que proceda a dicha regulación se sitúa en los primeros meses de 2015.
 
 
 
PERFIL DE LOS BENEFICIARIOS DE ASISTENCIA PERSONAL
 
 
Los datos oficiales del IMSERSO indican que el 71% de los beneficiarios de la prestación para asistente personal son hombres, en tanto que el resto son mujeres. Por tramos de edad, casi 7 de cada 10 de estos beneficiarios (1.301 en total) tiene 80 años o más. Le siguen los beneficiarios en el tramo de edad comprendido entre los 65 y los 79 años (245 personas), un 13,1%.