Notas de Prensa

Susana Camarero afirma que la sociedad española cada vez está más involucrada en la lucha contra la violencia de género

  • Jornada sobre actuaciones en el ámbito laboral contra la violencia de género organizada por FREMAP y la ONCE
  • La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha destacado que la lucha contra la violencia de género es “una política de Estado” y “un reto para toda la sociedad”
  • La sensibilización se convierte en la palanca esencial para romper la violencia, y por ello, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha aumentado la partida para tal fin en los proyectos presupuestarios de 2015: 3,3 millones más hasta llegar a casi 5
  • Los entornos familiares, afectivos, sanitarios y laborales resultan   fundamentales para que la mujer denuncie los malos tratos
6 de noviembre de 2014. La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, ha asegurado hoy que la sociedad española cada vez está más involucrada en la lucha contra la violencia de género, tal y como mostró la última encuesta sobre la percepción social de este problema intolerable, publicada por la Delegación del Gobierno para Violencia de Género. En ella, el 98% de las personas consultadas manifestó que tomaría alguna medida en el caso de presenciar alguna agresión o situación de malos tratos a la mujer.
 
Éste ha sido uno de los mensajes que la secretaria de Estado ha trasladado en la jornada sobre actuaciones en el ámbito laboral contra la violencia de género, que organiza FREMAP y el Grupo de Empresas y la Fundación de la ONCE. Durante su intervención, Camarero ha recalcado la importancia del “entorno” de la víctima para que se denuncien los casos. “Todos debemos ayudar a detectar el maltrato, sabiendo que las mujeres que lo sufren en ocasiones no son conscientes de la situación que padecen, y que muchas veces les cuesta salir de la espiral de violencia en que se encuentran”, ha señalado.
 
Por ello, ha apelado a una acción conjunta y unitaria de las administraciones, de todos los poderes públicos, pero también de los agentes sociales, de las organizaciones, de las empresas y de los partidos políticos. Porque la lucha contra la violencia de género, ha asegurado, es “una política de Estado” y “un reto para toda la sociedad”, habida cuenta de que según la misma encuesta citada previamente, el 35% de las mujeres y el 25% de los hombres afirmaban conocer a alguna mujer der su entorno víctima de malos tratos. Para el Gobierno, desde luego, es un asunto de la máxima prioridad.
 
Así, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está comprometido en la mayor sensibilización posible, como demuestra la partida presupuestaria para tal concepto incluida en el proyecto de 2015, que refleja un aumento hasta casi 5 millones de euros. Porque violencia de género no son sólo las víctimas mortales, son también las agresiones, la intimidación, los insultos… Es una espiral que termina afectando a los hijos, y ellos son también víctimas. La denuncia se hace esencial para romper esa espiral, de ahí que los esfuerzos del Gobierno se centren en ella, en que se denuncie: bien mediante asesoría jurídica gratuita incluso antes de interponer la denuncia, bien con campañas o con datos: el 72% de las mujeres que han sufrido violencia, logran rehacer su vida.
 
Los malos tratos “impactan de lleno en la salud de las mujeres” que lo sufren, y es éste un aspecto a tener en cuenta. Las mujeres víctimas afirman tener un estado de salud malo o muy malo en porcentajes superiores a las que no han padecido violencia (un 4,2% frente al 1,9%). Debido a esta tendencia, el Ministerio que dirige Ana Mato aprobó en 2012 un Protocolo Común para la Actuación Sanitaria ante Violencia de Género, el cual asegura una asistencia integral a la mujer, desde las perspectivas física, psicológica y emocional. El Departamento, además, como parte de la campaña Hay Salida de este mismo repartió 17.000 carteles en los centros de salud de todo el país, en tanto que a las farmacias se les ha entregado dípticos informativos.
 
 
 
TODO EL ENTORNO IMPLICADO
 
El entorno laboral es, igualmente, crucial para ayudar a la mujer víctima a salir del maltrato. La sensibilización, de nuevo, juega un papel clave. Así, el Gobierno está promoviendo la implantación de planes de igualdad en las empresas, la difusión de campañas de sensibilización en el seno de la Alianza Empresarial por una Sociedad Libre de Violencia de Género (más de 50 forman parte), la potenciación de la contratación a mujeres víctimas, toda vez que la independencia económica resulta clave en la salida de la violencia, o propiciar facilidades para la movilidad laboral. Camarero ha apelado, en este sentido, “a la responsabilidad social corporativa” de las empresas.
 
La secretaria de Estado ha hecho hincapié en el trabajo con las mujeres con discapacidad que sufren violencia, pues el problema se recrudece al darse situaciones de dependencia. Animar a denunciar a estas mujeres a través del 016, que se ha hecho accesible, y garantizar que reciban una atención personalizada acorde a su grado de discapacidad se convierten en medidas fundamentales.