Notas de Prensa

Susana Camarero: “Las mujeres y los hombres deben decidir libremente cómo organizar su tiempo y cómo compatibilizar” su vida familiar y su vida profesional

  • Comparecencia en la Comisión de Igualdad del Senado
  • La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad denuncia que persisten roles y estereotipos sociales que obligan a la mujer a reclamar más medidas de conciliación que los hombres, como pone de manifiesto que, de media, las mujeres dedican al hogar el doble de tiempo que los hombres
  • Camarero ha recalcado que el aumento de casi un 7% en los presupuestos de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género para el año que viene certifica el compromiso y la priorización contra un problema social que en lo que de año ha costado la vida de 42 mujeres
  • El nuevo Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades ha ganado, gracias a su nueva estructura, en coordinación, planificación y eficacia, en lo que también ayudará el incremento presupuestario de las políticas de igualdad para 2015, un 7,8% más
  • El nuevo Plan contra la Discriminación Salarial del Ministerio, cuya aprobación podría producirse en próximas fechas, se basará en la prevención y formación, la sensibilización, el refuerzo de la coordinación de las administraciones, y de estas con las empresas, y en la inclusión socio-laboral de mujeres de colectivos vulnerables
4 de noviembre de 2014. La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, ha denunciado hoy que “persisten en la sociedad roles y estereotipos que hacen que las mujeres recurran más a menudo que los hombres a las medidas de conciliación”, y por este motivo, ha apostado por articular medidas “efectivas” que persigan que tanto mujeres como hombres puedan “decidir libremente” cómo organizar su tiempo y cómo compatibilizar los distintos ámbitos de su vida.
 
En estos términos se ha pronunciado en la Comisión de Igualdad del Senado la secretaria de Estado, quien ha comparecido para desgranar las líneas generales que en materias de igualdad y lucha contra la violencia de género está desarrollando desde que asumió el cargo.
 
Uno de los principales cometidos en los que se ha embarcado el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad es precisamente el fortalecimiento de la lucha contra la violencia de género desde la unidad social y política, toda vez que la ministra Ana Mato está liderando un proceso de evaluación de la Ley de Medidas de Protección Integral con el fin de mejorar aquellos aspectos que hasta la fecha, diez años después de su entrada en vigor, se consideren susceptibles de mejora. Así lo puso de manifiesto la propia ministra cuando se reunió el pasado mes de septiembre con la Presidenta del Observatorio de Violencia Doméstica y contra la Mujer, del Consejo General del Poder Judicial, y con los grupos parlamentarios. Si la Ley Integral se alumbró con consenso, cualquier modificación que se lleve a cabo también debe contar con el mayor grado posible de acuerdo político.
 
Se trata de mejorar los canales para que la mujer denuncie, para que cuente con asistencia y protección más completa, y para que la reprobación y castigo al maltratador no deje fisuras. Así lo ha señalado Camarero, antes de lanzar un recuerdo a las familias y allegados de las 42 mujeres asesinadas en lo que va de año por violencia de género, y de los 26 menores que han quedado huérfanos. Son ya más de 700 las mujeres que han perdido la vida por agresiones de sus parejas o exparejas desde que comenzaron a elaborarse estadísticas, en 2004.
 
Por ello, la secretaria de Estado ha abogado por la “reprobación social” del maltratador, por un cambio de actitud en los ciudadanos, de manera que entre todos consigamos ser más activos contra la violencia de género, y denunciar. Porque, como ha afirmado, “si bien es cierto que más del 90% de la población reconoce la existencia de actitudes machistas que llevan consigo un uso indiscriminado de la violencia contra las mujeres, no lo es menos que hay que movilizar a la sociedad para que de forma activa pase de ser observadora a actora”.
 
A su juicio, “la violencia de género permanece imbricada en nuestra sociedad, a veces de forma sutil, a veces manifiestamente sangrienta”, y es por esta razón por la que no pueden cejar los esfuerzos y el trabajo de las administraciones en ningún momento. La Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, aprobada en la primera mitad de la presente legislatura, se erige en pilar de las actuaciones del Gobierno, y ello ha quedado demostrado en el proyecto de Presupuestos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para el año que viene.
 
Tal y como ha recordado la secretaria de Estado, la lucha contra la violencia de género sale reforzada en la previsión de cuentas públicas para 2015. Un aumento del 6,8% ha registrado la partida destinada a la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, dependiente de la Secretaría de Estado, por lo que sobrepasa los 23,7 millones de euros de presupuesto.
 
El aumento tiene que ver con la creación de un nuevo fondo de 1 millón de euros para reforzar la puesta en marcha de planes personalizados, el cual se sumará a los 4 millones dirigidos a proyectos de asistencia a integral a las víctimas de violencia de género y a sus hijos. Por otra parte, se incrementa hasta los 4,7 millones de euros la partida para sensibilización, en tanto que 2 millones (un 33% más que en 2013) recaerán en subvenciones para programas de atención a víctimas de trata.
 
MÁS EFICACES EN EL FOMENTO DE LA IGUALDAD
 
Susana Camarero ha reparado en otra de las grandes apuestas del proyecto presupuestario de su Departamento, la igualdad, que en las cuentas previstas para 2015 experimenta un aumento del 7,8%. La mayoría de los recursos se concentran en el nuevo Instituto de la Mujer, organismo que debido a la reforma de la administración del Gobierno se ha transformado en el “Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades”. La entidad gana, por tanto, capacidad de coordinación, de articulación de políticas de igualdad en el seno de la empresa (en lo que jugará un papel esencial la apuesta por un mayor número de mujeres directivas) y de dinamización del emprendimiento femenino.
 
Este recorrido por la igualdad de oportunidades ha encontrado, además, paradas destacadas en el Plan de Igualdad, aprobado en marzo del presente año y en el que prácticamente el 90% de su dotación económica (más de 3.100 millones de euros) se orientaba hacia la creación de empleo y la estabilización del puesto de trabajo. Y en el Plan para la Igualdad en la Sociedad de la Información, uno de los puntos del anterior y que, una vez recibido el visto bueno del Consejo de Ministros, en septiembre de este año, luchará por atajar la subrepresentación de la mujer en el sector de las nuevas tecnologías de la comunicación; en definitiva, atajar la brecha digital. Camarero ha recordado que, por ejemplo, sólo el 22% del personal investigador en España es mujer, algo que choca con el porcentaje de graduadas universitarias, alrededor del 60%.
 
Camarero ha avanzado el que será siguiente paso del Gobierno en su prioridad de defensa de la igualdad, el Plan contra la Discriminación Salarial. Según las explicaciones de la secretaria de Estado, este proyecto, cuyo borrador ya han ultimado los ministerios implicados, constará de más de 100 medidas y responderá “a la necesaria garantía de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el acceso y permanencia en el empleo”, de forma que “se corrija la actual brecha salarial de género y se articulen medidas que ahonden en la prevención y en la ruptura del techo de cristal”.
 
Para ello, dicho Plan, que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad espera aprobar en próximos meses, se basará en los siguientes ejes de actuación:
 
·       Prevención y Formación.
·       Sensibilización a través de acuerdos con empresas e intercambio de buenas prácticas que incidan en la igualdad salarial.
·       Fomento del emprendimiento femenino mediante la facilitación de líneas de financiación.
·       Inclusión socio-laboral de mujeres de colectivos vulnerables.
 
 
CONCILIACIÓN Y CORRESPONSABILIDAD
 
“Las mujeres y los hombres hemos de poder decidir libremente cómo organizar nuestro tiempo y cómo compatibilizar los distintos ámbitos de nuestro día a día”, ha asegurado Susana Camarero para ilustrar la otra gran apuesta de su Departamento, junto a la lucha contra la violencia de género y la promoción de igualdad de oportunidades. Porque, aparte de fomentar la equidad salarial o acabar con los malos tratos, que es la manifestación más cruel de la desigualdad de la mujer respecto al hombre, ayudar en que cada persona pueda compatibilizar su faceta profesional con la familiar, y sin menoscabo de ninguna, es un punto esencial en la modernización de cualquier sociedad.
 
La secretaria de Estado ha llamado a acabar con “roles y estereotipos sociales” que aún persisten en nuestra sociedad y que hacen que las mujeres recurran “más a menudo que los hombres” a reclamar medidas de conciliación. Un dato para resumirlo: el tiempo que las mujeres dedican al hogar duplica al de los hombres, 4,7 horas de ellas frente a las menos de 2 horas de ellos.