Notas de Prensa

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad refuerza la ayuda a infancia y a familias mediante una nueva inversión de 32 millones de euros

  • Comparecencia en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso para explicar las previsiones presupuestarias de 2015
  • La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, ha comparecido en la Cámara Baja para detallar las partidas presupuestarias de un Ministerio que en 2015 apuesta claramente por el refuerzo de los servicios sociales y por la erradicación de la violencia de género, cuyas políticas registran un aumento financiero de casi el 7%
  • El fortalecimiento y cohesión del tejido asociativo social se ve reflejado en el aumento de las ayudas a organizaciones que trabajan por la protección de las personas con discapacidad, de las personas mayores, de las mujeres que requieren inserción socio-laboral o mayores oportunidades profesionales, y de los jóvenes que buscan empleo
  • “Estos Presupuestos se adaptan a un nuevo escenario dibujado por la paulatina recuperación económica”, ha afirmado Camarero en el Congreso
6 de octubre de 2014. El refuerzo de los servicios sociales para atender a las familias y las personas en situación más vulnerable se ha convertido en la principal apuesta presupuestaria del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para el próximo año 2015. Así lo refleja el proyecto del Departamento de Ana Mato, ya que recoge una nueva inversión de 32 millones de euros que el Gobierno transferirá a las corporaciones locales para fortalecer programas de apoyo a familias e infancia. Esta dotación creada por primera vez se añade a la del Plan Concertado, que se mantiene en los 27,4 millones de euros, por lo que los entes municipales recibirán el año que viene casi 60 millones para satisfacer la demanda de los colectivos con mayor necesidad de ayuda.
 
Así lo ha destacado la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados para explicar las cuentas del Ministerio al que pertenece. Unas cuentas que significan el blindaje y la protección del Estado de Bienestar y de los servicios sociales públicos después de años de crisis económica. Unas cuentas que se adaptan “al nuevo escenario dibujado por la paulatina recuperación económica”, ha afirmado.
 
La reforma fiscal que ayudará a las familias con menos ingresos y la puesta en marcha de la Agenda Social hace más de dos semanas marcan el inicio de una trayectoria que el Gobierno dedicará a las personas y a las familias, a su soporte y mejora de condiciones de vida. Este empeño del Ejecutivo tiene clara continuidad en los Presupuestos. De hecho, de los casi 2.000 millones de euros que percibe en total el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (1.924,24 millones exactamente), el 81% recae en la Secretaría de Estado, lo que ilustra la prioridad que la ministra Ana Mato ofrece a las políticas sociales y al refuerzo de la atención de quienes más lo necesitan, pues aquí caben áreas tan fundamentales como la ayuda a las familias, la atención a la dependencia, la prevención de la violencia de género o la igualdad de oportunidades de mujeres y de hombres. Tal y como ha recalcado Camarero, el Presupuesto de 2015 “se encuentra incardinado en el absoluto compromiso del Gobierno con las políticas sociales, con políticas asentadas en los principios de solidaridad y de cohesión social”.
 
De hecho, en 2015, el presupuesto de las políticas sociales del Gobierno se incrementará en más de 30 millones de euros respecto al monto de este año, hasta sobrepasar los1.583 millones.
 
Así, el presupuesto de las políticas de familia e infancia aumenta en más de un 20% en comparación con 2014 gracias, principalmente, a la nueva partida de 32 millones de euros citada antes. Una partida, denominada “Apoyo a las Familias e Infancia” que no tiene precedentes y que el Gobierno transferirá a las entidades locales por medio de las comunidades autónomas, de forma que “se fortalece la ayuda a familias en situación de vulnerabilidad, refuerza las unidades familiares y robustece el tejido social”, en palabras de la secretaria de Estado. De hecho, estos son los objetivos a los que se dirige la nueva inversión.
 
A dicha cuantía hay que añadir la dotación del Plan Concertado, de 27,4 millones de euros, y que también gestionarán las corporaciones locales previo paso por las Comunidades Autónomas. La dotación que supone este Plan se dirige al mantenimiento y mejora de servicios sociales básicos, tales como albergues para personas sin hogar o comedores sociales. En la misma línea hay que encuadrar el pago del FLA social que movilizará el Ministerio de Hacienda (1.000 millones) y la cantidad de las subvenciones sociales a cargo del IRPF, que reciben las organizaciones no gubernamentales. El importe ascenderá en el próximo reparto a 220 millones de euros, nueve más que la de la anterior distribución. La prioridad también será la financiación de aquellos proyectos planteados para ayudar a familias con hijos menores en una coyuntura más desfavorable.
 
ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA Y PERSONAS MAYORES
 
Siete de cada diez euros del Presupuesto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se destina a la atención y asistencia a personas mayores. En concreto, la Secretaría de Estado transfiere al IMSERSO para tales fines 1.309 millones de euros. La mayor porción de este montante corresponde a la financiación del Sistema de Dependencia, que percibirá 1.182 millones, incluidos los 5 del fondo SEPIDES para gestionar infraestructuras y logística.
 
Asimismo, los programas de turismo y termalismo social permanecen invariables, por lo que se les asigna una financiación de 105,3 millones de euros (69,69 millones para los llamados “viajes” del IMSERSO y 35,8 para la estancia en los balnearios dados de alta en el programa). La inversión en ambos proyectos resulta indispensable para el Gobierno por las ventajas que reportan en la salud y calidad de vida de las personas mayores, si bien se tienen en cuenta otros factores como la riqueza que generan, alrededor de 435 millones de euros, y la conservación de puestos de trabajo, aproximadamente 106.000 en toda España, y en temporada baja, con la positiva implicación que ello tiene para el sector de la hostelería.
 
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, por otra parte, ha incorporado en sus partidas presupuestarias una asignación de 3,59 millones de euros para que en 2015 abran y se pongan en funcionamiento los centros de atención psicosocial de Valencia, y de atención a personas dependientes de León y de Soria. A su vez, se ha incluido una inversión de 565.000 euros para la apertura del Centro de Recursos para la Promoción de la Autonomía Personal en Melilla. Otro de los centros que verá la luz durante el próximo ejercicio será el Stephen Hawking de Langreo (Asturias), tal y como anunció Ana Mato la semana pasada en el Senado.
  
La inyección de 6,12 millones de euros para acabar obras en marcha en algunos de los centros que el IMSERSO tiene en España, o para mejorar sus instalaciones, se mantiene, por tanto, invariable.
 
Como novedades, la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha hecho hincapié en la subida del 10% de la financiación a 32 entidades sociales que trabajan con personas mayores, pues en 2015 recibirán 2,35 millones de euros, y en el aumento (también del 10%) de los créditos destinados al desarrollo de programas de turismo y termalismo social para personas con discapacidad (3,3 millones de euros en total).
 
Precisamente, dentro de la apuesta de la ministra Mato por fortalecer el tejido asociativo, crecen un 2,5% las cantidades para la financiación de las entidades sociales que trabajan por la protección de las personas con discapacidad (4,1 millones de euros en total) y un 5% la subvención para la Confederación Estatal de Personas Sordas (hasta los 532.000 euros).
 
Camarero se ha detenido también en las cuentas del INJUVE y del Consejo de la Juventud, que siguen tal y como estaban (25,4 y 2,18 millones de euros, respectivamente), si bien ha remarcado el aumento de la subvención a entidades, asociaciones y jóvenes que participen en los programas de Erasmus+ en unos 600.000 euros (11,4 millones en total) y en la aportación de 1,3 millones orientados a aquellos proyectos para la contratación de jóvenes desempleados.
 
Las cuentas de la Delegación para Plan Nacional de Drogas suman 14,68 millones de euros para el año que viene, sin que varíen las cantidades consignadas para programas derivados del Fondo de Bienes Decomisados y para aquellos proyectos efectuados por las CCAA que tengan como fin la prevención de las drogodependencia y la integración de personas afectadas.
 
IGUALDAD Y LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO
 
Las políticas para la erradicación de la violencia de género constituyen el otro pilar esencial del presupuesto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para 2015. Éstas registran un aumento del 6,8% gracias a dos objetivos esenciales: implantar planes de atención personalizada, para lo que se ha incluido en las cuentas una nueva inversión de 1 millón de euros, que se entregarán a las CCAA para cumplir uno de los ejes de la Estrategia Nacional; y reforzar la prevención, por lo que la dotación en sensibilización experimenta una subida de 3,3 millones de euros.
 
Ambos incrementos tienen lugar sin merma de la financiación de los servicios asistenciales: el 016, ATEMPRO y el funcionamiento de los dispositivos electrónicos de seguimiento.
 
La secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha mencionado otros dos aspectos de las previsiones presupuestarias en la apuesta por acabar con cualquier forma de violencia ejercida sobre la mujer: la subida de un 33% de las subvenciones para programas de atención a mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual y el crecimiento, hasta un 25%, de la financiación de los programas de asistencia social a víctimas de violencia de género y a sus hijos, montante que anualmente se transfiere a las CCAA.
 
Como consecuencia de la racionalización de la estructura de la administración, la Dirección General para la Igualdad de Oportunidades se ha integrado en el Instituto de la Mujer, de modo, según ha asegurado Camarero, que se unifican sus recursos, se potencia su efectividad y se respeta su naturaleza jurídica. Las funciones del Instituto de la Mujer cobran así una relevancia sin precedentes, y con una ventaja reseñable en el proyecto presupuestario, que sube la asignación en un 7,8%. Las políticas de igualdad salen claramente reforzadas en las cuentas del Departamento que dirige Ana Mato.
 
Tres líneas de actuación guiará la gestión del año que viene en el nuevo Instituto de la Mujer:el fomento del empleo y de la formación de mujeres, la dinamización del emprendimiento femenino y facilitar el acceso a puestos de dirección en las empresas. Gracias a la inclusión de los fondos del Espacio Económico Europeo, el Instituto de la Mujer aumentará en el próximo ejercicio las subvenciones a entidades locales y organizaciones sociales para que desarrollen proyectos de emprendimiento e inserción socio-laboral de mujeres. “Con este Presupuesto, se consolidan las políticas unificadas en materia de igualdad de oportunidades y se recuperan las competencias de promoción del empleo y autoempleo con una visión más abierta y más plural”, ha dicho Camarero.
 
“El Gobierno ha apostado en estos Presupuestos por el impulso y la priorización de los servicios sociales, conscientes de que las políticas se hacen para los ciudadanos y de que a ellos se deben las administraciones”, ha sentenciado.