Notas de Prensa

España reafirma ante la ONU su compromiso para reducir el impacto de las enfermedades no transmisibles

  • Reunión del Alto Nivel de la ONU sobre Enfermedades no Transmisibles
  • La secretaria general de Sanidad y Consumo expone en Naciones Unidas las Estrategias para el Abordaje de la Cronicidad y para la Promoción de la Salud y Prevención, ambas encauzadas a coordinar los servicios sanitarios y los servicios sociales
11 de julio de 2014. España trabaja en la reducción del impacto de las enfermedades no transmisibles, para mejorar la autonomía y la calidad de vida de los ciudadanos y favorecer el crecimiento social y económico. Así lo ha manifestado la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, en el Plenario de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre la revisión del progreso alcanzado en la prevención y control de las enfermedades no transmisibles, que se ha celebrado esta semana en Nueva York. Farjas, en representación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha reafirmado el compromiso de nuestro país con la prevención y control de estas patologías, y para reducir su impacto en la población.
 
En este sentido, la secretaria general ha renovado el compromiso del Gobierno con la declaración política adoptada en 2011 por la Asamblea de la ONU para el control de estas enfermedades, como las cardiovasculares, el cáncer, etc. Esta declaración “representó un hito en la lucha mundial contra las enfermedades no transmisibles”, ha señalado Farjas, y en los últimos dos años “hemos asistido a una creciente atención a las mismas en las agendas de salud nacionales e internacionales”, bajo el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se refleja en el Plan de Acción Global, los objetivos e indicadores acordados y la Task Force de Naciones Unidas.
 
En España, Farjas ha recordado la reducción de la morbilidad y la mortalidad en enfermedades cardiovasculares y respiratorias en los últimos años, como consecuencia de la legislación que limita el consumo de tabaco en público. En concreto, los ingresos hospitalarios por infarto de miocardio se han reducido en un 3,8%.
 
La secretaria general ha destacado, asimismo, la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud, aprobada en 2012. En ella, se establecen 20 objetivos encaminados a reorientar los servicios hacia la prevención y la atención integral de las condiciones de salud de carácter crónico. También, la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención del Sistema Nacional de Salud, aprobada en 2013, que tiene como objetivo “promover entornos y estilos de vida saludables”. En esta estrategia se proponen intervenciones para actuar en los ámbitos de nutrición, actividad física, tabaco, alcohol, lesiones y bienestar emocional.
 
En ambas estrategias, ha señalado, “se consideran instrumentos y cauces de coordinación entre los servicios sanitarios y los servicios sociales, además de un enfoque de salud en todas las políticas”. Para todo ello se ha contado con la participación activa de la administración pública, los profesionales sanitarios, las sociedades científicas y las asociaciones de pacientes.
 
Por último, la secretaria general ha explicado que el Gobierno de España está también comprometido en la lucha contra la obesidad infantil, que se encauza a través de la Estrategia NAOS. “Trabajamos con el sector privado en acuerdos dirigidos a la reducción del contenido en sal y en grasas de los alimentos, con un número creciente de empresas del sector alimentario que se adhieren a estos acuerdos”.
 
Farjas ha concluido su intervención manifestando el compromiso de España por seguir colaborando con las iniciativas de la UE, la OMS y para intercambiar buenas prácticas con otros países para avanzar en la reducción del impacto de las enfermedades no transmisibles.