Notas de Prensa

Ana Mato condena los últimos asesinatos por violencia de género, ocurridos en Barcelona y Melilla

  • 17 mujeres fallecidas en lo que va de año
  • La mujer asesinada en Gelida (Barcelona) tenía 57 años y era de nacionalidad española, en tanto que la víctima del caso conocido en Melilla contaba 63 años y también disponía de nacionalidad española, aunque había nacido en Marruecos
  • En ninguno de los dos casos constaban denuncias previas
19 de marzo de 2014. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, expresa su condena por los últimos asesinatos confirmados por violencia de género, ocurridos en Gelida, provincia de Barcelona, y en Melilla, por lo que se elevan a 17 las víctimas mortales de lo que va de año.
 
La mujer asesinada en Gelida tenía 57 años y era de nacionalidad española. El presunto agresor, su cónyuge, con el que convivía, ya está detenido y pasará a disposición judicial. La víctima conocida en la mañana de hoy en Melilla nació en Marruecos hace 63 años, si bien disponía de nacionalidad española. El agresor, de 66 años y español de nacionalidad, se quitó la vida tras el crimen. En ninguno de los dos casos constaban denuncias previas.
 
Estos casos dejan en 17 los asesinatos por violencia de género, una lacra social que en lo que va de año ha provocado que 9 menores queden huérfanos. La mujer fallecida en la provincia de Barcelona y su presunto agresor tenían un hijo mayor de edad. El matrimonio de Melilla no tenía hijos.
 
 
 
La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad hace un llamamiento a toda la sociedad para denunciar la violencia de género. Ana Mato insiste en la importancia de actuar ante cualquier signo del maltrato. La propia víctima, pero también sus familiares y toda la sociedad, son claves para evitar que la violencia quede impune. La unidad de todos los agentes implicados es un factor esencial en esta lucha sin tregua, tal y como ha destacado la ministra en numerosas ocasiones.
 
España dispone de numerosos recursos contra la violencia de género, desde el 016, un número de teléfono gratuito y confidencial, a la asistencia jurídica gratuita a todas las víctimas, con independencia de su situación económica.