Notas de Prensa

Ana Mato anuncia que los contratos laborales a víctimas de violencia de género se han multiplicado por siete en España durante los dos últimos años

  • Participación de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en la Comisión Jurídica y Social de la Mujer, de Naciones Unidas
  • La ministra señala que 2013 se cerró con 963 contratos a mujeres supervivientes de esta lacra social, frente a los 325 que se registraron a finales de 2012 y los 138 que se lograron al término de 2011
  • La evolución de estos resultados corresponde a la Alianza de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género, que agrupa a 56 entidades de toda España. El Gobierno se plantea implicar a más empresas en el objetivo esencial de la inserción sociolaboral de las mujeres supervivientes
  • Al cabo de 2013 también subieron el uso del 016, un 4,4% más respecto al año pasado, y de ATENPRO, servicio que experimentó un repunte del 10,6%
  • La lucha contra la violencia de género es uno de los ejes del nuevo Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades, que el viernes pasado vio la luz en el Consejo de Ministros
  • La apuesta del Gobierno por la igualdad se ha visto reflejada en la distribución de las subvenciones sociales del IRPF, pues 11,6 millones de euros ya se han distribuido este año entre diversas organizaciones para que lleven a cabo programas de asistencia a la mujer y de ayuda contra la violencia de género, en suma: un 5% más que el reparto de 2013
10 de marzo de 2014. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha anunciado hoy que los contratos a mujeres víctimas de violencia de género se han multiplicado por siete durante los dos últimos años, ya que los 138 con los que se cerró el ejercicio 2011 han aumentado hasta 963 al cabo de 2013. La cifra supone, además, un incremento considerable respecto a los registros de 2012, cuando se formalizaron 325. Por tanto, al término del año pasado se cerraron más contratos que nunca antes, y todo ello gracias a la implicación de las más de 50 empresas que integran la Alianza por una Sociedad Libre de Violencia de Género, una iniciativa pionera en el mundo que sitúa a España en la vanguardia de la integración e inserción socio-laboral de las mujeres que han sufrido malos tratos. Mato ha destacado en este sentido que su Departamento trabajará desde ya por sumar a más empresas a esta iniciativa, y así, favorecer que las contrataciones sigan subiendo.
 
Así se lo ha trasladado la ministra a la directora ejecutiva de ONU-Mujeres, la sudafricana Phumzile Mlambo-Ngcuka, durante la reunión que ambas han celebrado previamente a la apertura, en la sede de Naciones Unidas, de la Comisión Jurídica y Social de la Mujer (CSW, en sus siglas en inglés), un foro al que España acude con la pretensión de ofrecer su amplia experiencia en la lucha contra la lacra de la violencia sobre las mujeres. Porque España, tal y como ha recordado Mato en declaraciones a los periodistas, es un país de referencia en el compromiso contra los malos tratos, compromiso del que el Gobierno no se apartará ni un ápice.
 
La tarea para atajar la violencia de género es una política de Estado que el Ejecutivo ha situado en primera línea independientemente de cuáles sean los números, porque sólo una mujer maltratada es motivo irrenunciable para abordar la lucha contra los malos tratos desde todas las instancias, ha dicho la ministra. “Frente a la violencia de género no cabe nunca ni el triunfalismo, ni la relajación ni la autocomplacencia”, ha asegurado al tiempo que ha lanzado un mensaje de solidaridad con las familias y allegados de las 12 mujeres asesinadas por malos tratos en lo que va de año.
 
El Gobierno está abordando las políticas contra la violencia de género desde todos los ámbitos. En julio de 2013 el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, más de 1.500 millones de euros entre todas las administraciones destinados a proteger a las víctimas de malos tratos y a sus hijos, y a estrechar el cerco contra el maltratador. Esta batería de medidas acaba de tener continuidad en el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades, al que el Gobierno dio su visto bueno el pasado viernes. Uno de sus ejes se sitúa precisamente en la lucha contra la violencia de género, y entre sus medidas figuran algunas de calado como facilitar que las empleadas públicas que sean víctimas de malos tratos puedan cambiar de modo inmediato y sencillo de lugar de trabajo.
 
 
APUESTA POR LA INSERCIÓN LABORAL
 
 
Las políticas contra la violencia de género son las que han quedado más blindadas en el contexto de dificultad económica del que España poco a poco empieza a salir. Prueba de ello es la evolución que durante 2013 han protagonizado los servicios del 016 y de ATENPRO. El primero, un número de teléfono clave para denunciar los malos tratos y para comenzar la salida hacia una nueva vida, experimentó un crecimiento del 4,4% a finales del año anterior, en tanto que ATENPRO tuvo un aumento de uso de más del 10%.
 
Proteger a la mujer superviviente de la violencia de género a través de la inserción sociolaboral es el objetivo esencial que se ha marcado la Alianza de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género. Todas las entidades que la forman, 56, lanzan campañas de sensibilización bajo el leitmotiv que les propicia la iniciativa HAY SALIDA, renovada por el Gobierno a finales del año pasado. Pero la mayoría, unas 34, se han comprometido además a dar una oportunidad laboral a estas mujeres supervivientes. En 2013 se firmaron más de 960 contratos, frente a los 325 de 2012 y los 138 de 2011. La labor a la que se dedicará el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a la luz de tales datos está clara: implicar a más empresas para que las mujeres supervivientes de la violencia de género tengan un empleo y puedan cuanto antes, y junto a sus hijos, dejar atrás la violencia..
 
La atención prioritaria a las mujeres que han sufrido o sufren los malos tratos también ha tenido eco en el aumento hasta los 6,5 millones de euros de la financiación que, a través de las subvenciones sociales por el IRPF, han recibido este año las organizaciones que trabajan con víctimas de la violencia de género. Es medio millón más que la distribución total de 2013. El ascenso de esta cuantía se enmarca en el aumento global que este año se ha dirigido a programas sociales de ayuda a la mujer: 11,6 millones de euros, un 5% más.
 
Todas estas actuaciones son las que someramente ha expuesto la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a la directora-ejecutiva de ONU-Mujeres, a la que ha trasladado su voluntad de cooperación y su oferta de trabajo conjunto en la defensa de la igualdad y en la lucha contra la violencia de género, pues España posee una dilatada experiencia y un abanico de recursos que abarca desde la legislación a la inserción laboral.
 
Ana Mato, tras la reunión con la máxima representante de ONU-Mujeres, asistirá a la apertura de la 58º sesión de la Comisión Jurídica y Social de la Mujer y protagonizará diversas reuniones bilaterales. Mañana intervendrá ante el plenario.