Notas de Prensa

Ana Mato: “El tiempo y los indicadores nacionales e internacionales están avalando la Reforma Sanitaria”

  • Intervención en el Pleno del Senado
  • “Esta Legislatura hemos conseguido avanzar en la cohesión de un único Sistema Nacional de Salud formado por 17 servicios de salud coordinados entre sí”
  • La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad destaca que el gasto farmacéutico representa hoy el 15% del gasto sanitario total, cuando antes suponía un 19%
  • Gracias a los resultados positivos de las reformas ha sido posible “dejar de pedir más esfuerzos a los españoles”
11 de febrero de 2014. El estado de salud y la esperanza de vida de los españoles está a la cabeza de los países desarrollados, de acuerdo con el último informe de la OCDE Panorama de la Salud 2013. El 70,6% de los españoles tiene una buena opinión de la sanidad y ocho de cada diez ciudadanos que usaron la sanidad pública en 2012 afirman que la atención fue buena o muy buena. Éstos son algunos de los datos que ha recordado hoy la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en su intervención en el Pleno del Senado para responder a una interpelación, en la que ha hablado sobre la Reforma Sanitaria emprendida en 2012.
 
La ministra ha subrayado que “el tiempo y los indicadores nacionales e internacionales están avalando la reforma y que vamos por el buen camino”, y ha señalado que, a lo largo de la presente Legislatura “hemos conseguido avanzar en la cohesión de un único Sistema Nacional de Salud, formado por 17 servicios de salud coordinados entre sí”.
 
También ha destacado algunos de los últimos datos sobre el gasto farmacéutico. En concreto, Mato ha afirmado que el gasto farmacéutico público representa hoy el 15% del gasto sanitario total, cuando antes suponía el 19%.
 
Para conseguir estos resultados se han puesto en marcha medidas que han conseguido que cerca de 1.000 presentaciones de medicamentos hayan modificado su precio a la baja. También se ha aumentado el porcentaje de genéricos en 13 puntos, hasta situarse en el 45% del total de envases y el gasto medio por receta ha bajado a 10,68 euros, lo que supone un 6,6% menos que en 2011. Con todas estas medidas, y con un sistema de aportación más equitativo, que por primera vez deja a los parados de larga duración y a sus familias exentas de pagar por sus medicamentos, se ha logrado un ahorro de 2.800 millones en 18 meses.
 
En cuanto a la farmacia hospitalaria, la ministra ha recordado que la atención sanitaria en el Sistema Nacional de Salud “es gratuita”, también “para los tratamientos que se aplican en hospitales”. Los ciudadanos sólo aportan por los medicamentos que se dispensan para su uso en su domicilio. En este sentido, ha afirmado que “es nuestra responsabilidad garantizar la equidad entre Comunidades Autónomas, y es responsabilidad de las Comunidades Autónomas cumplir la ley”.
 
Al margen de la farmacia, la ministra ha destacado otras medidas contenidas en la Reforma Sanitaria, como la priorización de la eficiencia y la sanidad electrónica. Hoy la Red de Agencias de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones “ya es una realidad” y, junto con la Agencia de Medicamentos y Productos Sanitarios “se ocupan de la permanente introducción de innovaciones en tecnologías y medicamentos, el fomento de la medicina personalizada y la aplicación de un sistema público de investigación biomédica”. La ministra ha citado la introducción del cribado de cáncer de colon y la unificación de los de mama y cérvix como avances en la cartera de servicios.
 
También ha resaltado la importancia de la Plataforma de Compras Centralizadas que, cuando esté completamente desarrollada permitirá ahorros superiores a los 1.500 millones al año.
 
Como resultado de estas medidas y de la mejora de la situación económica ha sido posible “dejar de pedir más esfuerzos a los españoles” en transporte sanitario no urgente, ni en ortoprótesis ni en dietoterápicos.
 
La ministra ha concluido su intervención asegurando que los españoles, hoy, “tienen acceso a la misma sanidad que antes, pero con más calidad, porque se han incorporado avances y, sobre todo, lo hacen con la garantía de un sistema económicamente más saneado”. Algo que se ha conseguido “con un permanente diálogo con las Comunidades Autónomas” y también con los profesionales, médicos, enfermeros y farmacéuticos, con los que se han firmado acuerdos históricos.