Notas de Prensa

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se marca como objetivo que toda la población gitana pueda disponer de viviendas dignas

  • Intervención de la directora de Familia e Infancia en un coloquio de Naciones Unidas
  • En su intervención, la Directora General de Servicios para la Familia y la Infancia, Salomé Adroher, ha detallado las medidas del Gobierno para la erradicación del chabolismo y la infravivienda entre la población gitana.
  • El coloquio ha sido organizado por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (Oficina Regional para Europa, UN OHCHR), y cuenta con la participación de representantes de 28 países e instituciones europeas, así como de expertos de diversas organizaciones.

16 de enero de 2014. La Directora General de Servicios para la Familia y la Infancia, Salomé Adroher, ha destacado hoy los objetivos del Gobierno en relación con la inclusión de la población gitana en nuestro país, de acuerdo con lo establecido por la Estrategia Española para la Inclusión de la Población Gitana en España 2012-2020; concretamente, ha señalado como objetivo principal que toda la población gitana pueda llegar a disponer de una vivienda digna.

La directora ha participado en el coloquio “La segregación en la vivienda de la población Roma/gitana como un desafío para los derechos humanos”, organizado por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (Oficina Regional para Europa, UN OHCHR) y dirigido por su Representante Regional, Jan Jarab, en la sede del Instituto Cervantes (Madrid).

Adroher ha alabado el compromiso de Naciones Unidas,  al que se suma el del Gobierno español, con la mejora de la calidad de vida de las comunidades gitanas, en especial en lo relacionado con el ámbito del alojamiento y la vivienda de las familias más vulnerables, en el marco de la defensa y garantía de los derechos humanos. Así, ha resaltado la importancia de poder disponer de un alojamiento digno, pues constituye un factor esencial en la vida de las personas y de las familias y es indispensable para su integración social.


En el entorno de la Unión Europea, sectores muy relevantes de la población roma/gitana se encuentran en  situación de exclusión social, siendo objeto de rechazo y discriminación por parte de la población mayoritaria.  Los factores que generan esta situación son múltiples, pero una de las causas principales es la exclusión residencial, el no disponer de un alojamiento normalizado o el residir en asentamientos segregados y/o chabolistas, situaciones que, a menudo, ha indicado Adroher, chocan con derechos fundamentales de ciudadanía.

 
En España, estudios recientes revelan una mejora significativa de las condiciones residenciales de la población gitana en las últimas décadas. Muchas familias han tenido acceso a pisos en barrios de ciudades en los que conviven con el resto de la población; el acceso a la vivienda se ha producido tanto por la vía de vivienda pública como por la privada, habitualmente en barrios normalizados De acuerdo al último de los estudios realizados, que analizó en 2007 las condiciones de vivienda de más de 90.000 hogares gitanos, el 88% de las personas gitanas residen en una vivienda normalizada, y solamente el 3,9% reside en un entorno chabolista, si bien otro 7,8% habita en viviendas muy deterioradas o consideradas infraviviendas.

 
No obstante, además de la necesidad de erradicar por completo el chabolismo, persisten otros problemas entre los que destacan el alto grado de ocupación de las viviendas, y problemas de precariedad de equipamientos y deterioro, tanto de las propias viviendas como de los entornos urbanos.


A este respecto, Adroher ha destacado la realización de buenas prácticas en el ámbito de la erradicación del chabolismo e infravivienda en población gitana, de las que se pueden extraer lecciones valiosas para el tratamiento de entornos similares en los barrios o asentamientos de los distintos países. Se han llevado a cabo actuaciones sociales en los procesos de realojamiento, proyectos de carácter integral que se consideran modélicos en el campo de la intervención social con las familias gitanas con un serio compromiso de cambiar su realidad, que ha contribuido de manera importante al progreso continuado de esa población.