Notas de Prensa

Aprobado el decreto que establece el título de técnico superior en Ortoprótesis y Productos de apoyo

  • Acuerdo en el Consejo de Ministros
  • La nueva cualificación incorpora el producto de apoyo en la definición competencial de estos profesionales
  • La competencia general de este título consiste en diseñar, elaborar y adaptar órtesis, prótesis, ortoprótesis y productos de apoyo


22 de noviembre de 2013. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el Real Decreto por el que se establece el título de Técnico superior en Ortoprótesis y productos de apoyo y se fijan sus enseñanzas mínimas.
 
Este Real Decreto viene a actualizar la regulación de  la formación y definición del perfil profesional del Ortoprotésico (la anterior data del año 1995) en  aplicación del Real Decreto 1147/2011, de 29 de julio, por el que se establece la ordenación general de la formación profesional del sistema educativo. Este Real Decreto define la estructura de los títulos de Formación Profesional, tomando como base el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, las directrices fijadas por la Unión Europea y otros aspectos de interés social. La nueva cualificación incorpora el producto de apoyo en la definición competencial de estos profesionales.
 
La competencia general de este título consiste en diseñar, elaborar y adaptar órtesis, prótesis, ortoprótesis y productos de apoyo, atendiendo a la prescripción oficial correspondiente y a la evaluación física y psíquica del usuario, efectuar su seguimiento y mantenimiento, y organizar y gestionar el establecimiento ortoprotésico.
 
La propuesta de este Real Decreto ha sido presentada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha emitido informe favorable del proyecto. La regulación específica del ámbito de la ortoprótesis significa, desde el punto de vista de la estructura formativa y del perfil de los profesionales, una ampliación y profundización en la cualificación profesional en un sector en el que se ha de garantizar la excelencia de la práctica profesional para la mejor atención a la población.