Notas de Prensa

Sanidad recuerda la importancia de prevenir el inicio del consumo de tabaco y de los hábitos de vida saludables en el Día Mundial Sin Tabaco 2013

  • Día Mundial Sin Tabaco 2013
  • La Organización Mundial de la Salud centra el Día Sin Tabaco de 2013 en la importancia de la prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio de los productos del tabaco 
  • España comenzó hace diez años a regular la publicidad del tabaco, como herramienta fundamental para frenar su consumo y evitar que los jóvenes comiencen a fumar
  • El porcentaje de fumadores, un 27% de los adultos según la Encuesta Nacional de Salud, es el más bajo de los últimos 25 años


     

31 de mayo de 2013. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y las Naciones Unidas celebran hoy, 31 de mayo, el Día Mundial Sin Tabaco. Por este motivo, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que se ha unido a la celebración, recuerda la importancia de prevenir el inicio del consumo de tabaco y de los hábitos de vida saludables. Para ello, ha hecho suyo el lema escogido por la OMS para esta edición, “Prohibamos la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco”.
 
Está demostrado que la publicidad es uno de los factores responsables del crecimiento de su consumo. Afecta a todos los grupos de población y, de manera significativa, a los jóvenes, lo que dificulta el esfuerzo de las autoridades sanitarias en la prevención del inicio del consumo y en favorecer los hábitos de vida saludables. En este sentido, la limitación de la publicidad, la promoción y el patrocinio es una de las herramientas más importantes de la que disponen las autoridades sanitarias para frenar el aumento del tabaquismo.
 
En España, la regulación de la publicidad del tabaco se remonta a finales de los años 70. En la actualidad, en virtud de la Directiva Europea 2003/33/CE, está establecida su prohibición total, y sólo se permiten promociones limitadas dirigidas al sector y en los puntos de venta. Además, prohíbe el empleo de nombres, marcas, símbolos y otros signos distintivos de los productos del tabaco y otros bienes o servicios comercializados u ofrecidos por una misma empresa o grupo de empresas.
 
Una década después de esta regulación, la prevalencia del consumo de tabaco se ha reducido de manera significativa. De acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, presentada el pasado mes de marzo, la prevalencia de fumadores (diarios y ocasionales) es del 27% en la población de 15 años y más. En la Encuesta de 2003 la prevalencia de fumadores era del 31%. En cuanto a los fumadores diarios, el porcentaje se ha reducido en otros cuatro puntos, pasando del 28,1% en 2003 al 24% en 2011-2012.
 
En cuanto a la edad de inicio entre la población menor, para la que el consumo de tabaco no está permitido, los datos de la Encuesta Escolar de Drogas muestran un progresivo aumento. Sin embargo, aún hay margen de mejora, pues ha pasado de 12,9 años en el año 2000 a los 13,5 en 2010.
 
La misma encuesta muestra que entre los menores se ha producido un aumento de la percepción del riesgo y de los efectos perjudiciales del tabaco en la salud, ya que el 90,4% de los encuestados considera que fumar puede producir muchos problemas de salud, frente al 77,3% en el año 2000.
 
Junto a estos datos, se ha registrado un importante descenso en las tasas de ingreso hospitalario por infarto agudo de miocardio, cardiopatía isquémica y asma. En total, las hospitalizaciones por estas causas se redujeron un 16% entre 2005 y 2011. Durante el mismo periodo se ha producido, asimismo, un descenso anual de las tasas de hospitalización por asma infantil en un 20,1% y un 15,7% en niños y niñas respectivamente.
 
Aunque aún queda camino por avanzar, España está, en la actualidad, situada a un buen nivel respecto a otros países del mundo y de la propia Unión Europea.