Notas de Prensa

Ana Mato condena los últimos asesinatos por violencia de género confirmados, ocurridos en Bembibre (León) y Guadalajara

  • 43 víctimas de la violencia de género en lo que va de año
  • Se trata del último crimen, que tuvo lugar el 17 de noviembre en la localidad leonesa, y de otro cometido en agosto en Guadalajara, y que la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha podido confirmar hoy
  • La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recuerda que denunciar a los agresores debe ser tarea de toda la sociedad
20 de noviembre de 2012. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha condenado hoy el último crimen por violencia de género. Se trata del asesinato de una española de 42 años cometido el pasado sábado, 17 de noviembre en la localidad de Bembibre (León). El presunto agresor es el compañero sentimental de la mujer, de nacionalidad portuguesa y 53 años, que se entregó horas después de cometer el crimen.
 
Asimismo, la ministra ha condenado otro caso confirmado hoy mismo por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Se trata del asesinato de una ecuatoriana de 28 años el pasado 7 de agosto en Guadalajara, a manos de su novio, de 34 años y la misma nacionalidad. El caso no ha podido ser confirmado hasta ahora porque el cuerpo fue encontrado un mes después y el presunto agresor fue detenido, en Italia, el pasado 20 de octubre y posteriormente extraditado.
 
Ninguna de las dos víctimas no había presentado denuncias previa por malos tratos. Con la confirmación del asesinato de estas dos mujeres, ya son 43 las mujeres fallecidas a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año 2012. Del total de víctimas mortales, sólo siete habían denunciado previamente a su agresor.
 
Mato ha manifestado la necesidad de reforzar la protección a las víctimas de la violencia de género, tal y como se contempla en la reforma del Código Penal presentada por el Ministerio de Justicia. También, en el caso de los menores expuestos a situaciones de violencia de género, algo muy frecuente. En este último caso la pareja convivía con un hijo menor.
 
Asimismo, ha reiterado su llamamiento a denunciar todas las situaciones de malos tratos, algo que no sólo corresponde a las mujeres que las sufren, sino que debe ser tarea de toda la sociedad para “romper el silencio cómplice” de la violencia de género.