Notas de Prensa

Andorra se suma al Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical español, a través del Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona

  • Acuerdo Marco entre España y Andorra para fomentar las donaciones de células madre sanguíneas
  • Rafael Matesanz, director de la ONT, ha participado esta mañana en la primera reunión de la Comisión de Seguimiento del convenio que regula esta adhesión
  • Los cordones enviados desde Andorra al banco público catalán también pasarán a la Red Española de Donantes de Médula Ósea (REDMO) y estarán a disposición de cualquier enfermo que lo necesite en el mundo, como el resto de cordones españoles
  • Según los datos de la ONT-REDMO, los trasplantes de células madre sanguíneas alcanzaron el pasado año en nuestro país máximos históricos, con un total de 2.672
  • Entre 2005 y 2011, los trasplantes de células madre sanguíneas  se han incrementado en España en un 39,9%
  • Los que más han crecido en los últimos siete años son los trasplantes de donante no familiar, que se han multiplicado por 3
12 de junio de 2012. Andorra ha decidido promocionar la donación de sangre de cordón umbilical entre sus ciudadanos. Para ello, se ha sumado al Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical, puesto en marcha por la ONT en nuestro país en 2008, acogiéndose a los criterios y la normativa que existe en nuestro país en este ámbito.
 
Esta adhesión, que ha requerido la firma previa de un Acuerdo marco entre el Ministerio de Sanidad de España y el de Andorra, se materializará a través del Banco de Sangre y Tejidos (BST) de Cataluña, que almacenará  los cordones procedentes del Principado. El BST es una empresa pública del Servicio Catalán de la Salud que gestiona el Banco de Cordón de Barcelona.
 
Según este acuerdo, la  selección, recogida y envío de unidades de sangre de cordón umbilical desde Andorra al banco público catalán se realizará siguiendo los criterios de calidad y seguridad establecidos por la ONT en el Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical (SCU)
 
Asimismo, todas las Unidades de SCU procedentes de Andorra se integrarán en la Red Española de Donante de Médula Ósea (REDMO), y como sucede con el resto de cordones donados en España, se utilizarán para cualquier enfermo que lo necesite en el mundo.
 
El acuerdo también establece una Comisión de seguimiento integrada por 2 representantes de cada una de las partes (ONT, Ministerio de Salud del Principado de Andorra y Servicio Catalán de la Salud).
 
Para el desarrollo de este convenio, la ONT se ha comprometido a prestar apoyo y asesoramiento, el Banco de Sangre y Tejidos (BST) aportará apoyo técnico y los gastos de adquisición de los kits necesarios para la recogida de cordones, mientras que el Principado de Andorra se hará cargo de los gastos derivados del transporte y la formación de los profesionales sanitarios.
 
El director de la ONT, Rafael Matesanz, ha participado esta mañana en la primera reunión de la Comisión de seguimiento de este acuerdo, celebrada en el Principado de Andorra, en el que se ha fijado el programa y calendario de trabajo. Posteriormente, ha participado en una rueda de prensa, junto con la ministra de Salud y Bienestar del Gobierno de Andorra, Cristina Rodriguez, el director del BST, Ramón Pau Pla, y el presidente de la Comisión Delegada del Patronato de la Fundación Privada Crédit Andorra, Josep Peralba
 
En su intervención, Matesanz ha explicado la importancia del Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical (SCU) y los beneficios de este tipo de trasplantes en enfermos sin parentesco con el donante.
 
El cordón umbilical es un tejido rico en células madre sanguíneas, que presenta la ventaja, frente a otras fuentes como la médula ósea o la sangre periférica, de carecer de riesgos para el donante y poder trasplantarse sin necesidad de que donante y receptor sean totalmente compatibles. Se utiliza cada vez con más frecuencia en el tratamiento de pacientes con  leucemias, mielomas, linfomas, anemias aplásicas y Fanconi, o inmunodeficiencias, así como en otras enfermedades no malignas.
 
Estas ventajas  llevaron a nuestro país a desarrollar un modelo de trasplantes de células madre sanguíneas, basado fundamentalmente en la sangre de cordón umbilical Surge así el Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical en 2008 con el objetivo de alcanzar 60.000 unidades de SCU, de alta calidad, a finales de 2014. Según Rafael Matesanz, este objetivo prácticamente se ha cumplido dos años antes de lo previsto. “En la actualidad, España es el segundo país del mundo en número de          unidades de SCU, con más de 55.000, sólo superada por Estados Unidos. Nuestro país aporta a los enfermos de todo el mundo, el 11% de toda la sangre de cordón umbilical disponible para trasplante”, ha asegurado el director de la ONT.
 
Las más de 55.000 unidades de SCU que existen en España  se almacenan en los 7 bancos públicos distribuidos por todo el territorio nacional,  entre los que se destaca el Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona, cuya intensa actividad lo ha convertido en un referente internacional, en buena medida gracias al programa Concordia de cooperación interterritorial.
 
Creado en el año 2008, el programa Concordia surge como resultado de la aplicación del Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical, que establece  la obligación para todas las Comunidades Autónomas de recoger y enviar los cordones donados al banco de sangre más cercano. Para racionalizar recursos, aquellas regiones carentes de un banco propio, tienen que enviarlas a los bancos de otras comunidades autónomas.
 
Gracias a este programa, el BST de Barcelona almacena las unidades de SCU no sólo procedentes de las donaciones de Cataluña, sino también de Aragón, Baleares. Cantabria, Extremadura y Navarra, a las que se suman las del Principado de Andorra desde este momento. A él se han adherido 68 maternidades de toda España, además de la maternidad del Hospital Nuestra Señora de Meritxell de Andorra.
 
Según los datos del Redmo, registrados por la ONT, los trasplantes de células madre sanguíneas alcanzaron en nuestro país el pasado año máximos históricos, con un total de 2.672.  
 
Entre 2005 y 2011, este tipo de intervenciones se han incrementado en España en un 39.9%. Precisamente, los que más han crecido han sido los trasplantes de donante no familiar (alogénico no emparentado), que se han multiplicado por 3 en los últimos 7.