Notas de Prensa

Juan Manuel Moreno traslada a ONU-Mujeres la total colaboración de España para favorecer la igualdad en todo el mundo

  • El Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha intervenido ante la Junta Ejecutiva de este organismo que dirige Michele Bachelet, con motivo de la presentación del informe de evaluación del primer año de actividad de ONU-Mujeres
  • España es el principal país donante a este organismo y la intención del Gobierno español es continuar así, aunque en el marco de la austeridad presupuestaria del Gobierno


 

Jueves 30 de mayo de 2012. El Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, ha traslado a la directora general de ONU-Mujeres, Michele Bachelet, y ante la Junta de dicho organismo que España prestará su “total colaboración” en las políticas a favor de la igualdad real de las mujeres en todos los ámbitos, desde el liderazgo político a la jerarquía empresarial.
 
Moreno ha viajado a Nueva York para participar en la reunión anual de la Junta Ejecutiva de ONU-Mujeres encargada de repasar las medidas hasta ahora adoptadas en todo el mundo, evaluar la ejecución presupuestaria, analizar la arquitectura que tal organismo de Naciones Unidas ha diseñado a escala mundial y sentar las bases estratégicas para futuras  actuaciones.
 
ONU-Mujeres es un organismo de corta vida, pues arrancó su andadura en 2010 y la de esta semana ha sido su segunda Junta. España es el primer donante de fondos, una realidad que a pesar de la contracción presupuestaria a la que obligan los compromisos con la UE, el Gobierno quiere mantener.
 
Así se lo ha trasladado Moreno a Bachelet durante la reunión de la Junta Ejecutiva. No obstante, tal y como ha explicado el Secretario de Estado, “muchos donantes tradicionales –entre ellos, España- han de hacer frente a restricciones presupuestarias”.
 
Por tal razón, en palabras de Moreno, las organizaciones internacionales y el movimiento de inversión y ayudas que generan cobran ahora una relevancia esencial, más cuando, como ha recordado el Secretario de Estado, el caudal de recursos de ONU-Mujeres ha aumentado un 60% respecto a 2010. “Es un dato sumamente alentador”, ha resumido el número dos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
 
España, sin embargo, ha querido lanzar un mensaje de prudencia. Moreno ha puntualizado que al Gobierno español preocupa que “el entusiasmo inicial derivado de la creación de una nueva agencia se vea disminuido con el tiempo o que las restricciones económicas afecten negativamente a la organización”.
 
Aunque Juan Manuel Moreno ha alabado el trabajo de ONU-Mujeres como catalizador de recursos económicos a favor de la igualdad, ha propuesto nuevas vías de captación de inversiones, especialmente las que proporciona el sector privado. En su opinión, “ONU-Mujeres, quizá, podría intentar esfuerzos adicionales para impulsar sus vínculos con el sector privado”, toda vez que en el fomento de políticas que propicien la igualdad de mujeres su papel es todavía “modesto”.
 
Con todo, Moreno ha expresado personalmente a Bachelet su “total colaboración”.
 
 
Respaldo a una nueva arquitectura regional de ONU-Mujeres
 
 
El Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha manifestado, además, el respaldo de España a la creación por ONU-Mujeres de cinco grandes centros regionales, pues se avanza así en el proceso de descentralización de este organismo, en lo que el Gobierno está de acuerdo.
 
Los centros regionales de ONU-Mujeres se ubican por regla general en países donde ya existen oficinas de Naciones Unidas, lo que favorece la coordinación de la toma de decisiones, así como la homogeneización de las estrategias adoptadas.
 
Moreno, durante su segunda intervención ante el citado organismo, ha recalcado que en la distribución de las oficinas de ONU-Mujeres por el mundo, además de para la atribución de funciones, conviene conocer antes el presupuesto, y por tal razón, ha pedido a la Junta Ejecutiva que redacte el informe correspondiente y precise las partidas de coste.
 
Asimismo, el Secretario de Estado se ha mostrado partidario de que en la puesta en marcha de la nueva arquitectura regional de ONU-Mujeres se dé más información sobre el proceso, en concreto de lo que supone la descentralización en la que se ha embarcado este organismo. En esta línea, Moreno ha solicitado más datos sobre los cometidos de las oficinas regionales y sobre la apertura de nuevos centros, al igual que una concreción más exhaustiva del despliegue sobre el terreno.
 
España, sin salir de esta parcela de la arquitectura regional de ONU-Mujeres, ha indicado que falta saber si habrá una oficina que dé servicio a la región Europa-Asia central.