Notas de Prensa

La ministra Ana Mato defiende “un nuevo marco que dote de estabilidad a nuestro sistema sanitario como servicio público de excelencia”

  • Interpelación sobre la sostenibilidad del sistema sanitario en el Congreso
  • Aboga por buscar soluciones a los “problemas estructurales” desde el consenso, mediante el Pacto de Estado por la Sanidad y los Servicios Sociales
  • Marca como objetivo lograr “un modelo sostenible de sanidad pública, universal, gratuita y de calidad”
15 de febrero de 2012. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha planteado hoy la necesidad de alcanzar “un nuevo marco que dote de estabilidad a nuestro sistema sanitario, que refuerce sus principales características como servicio público de excelencia, que le confiera una financiación suficiente y sostenible y que nos permita abordar con garantías los retos presentes y futuros”. Así lo ha subrayado en su respuesta en el Pleno del Congreso de los Diputados a una interpelación urgente del Grupo Parlamentario de CiU sobre la sostenibilidad del sistema sanitario.
 
Para este fin, ha recordado que, en su primera comparecencia como ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el Congreso, expuso la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado por la Sanidad y los Servicios Sociales, con “el ciudadano como eje del sistema”. Se trata de una fórmula para buscar, desde el consenso, soluciones a los “problemas estructurales” de sostenibilidad del sistema sanitario para los que no valen recetas coyunturales. Y, sobre todo, se trata de “un Pacto que haga efectivo el derecho de todos los ciudadanos a acceder en igualdad de condiciones a las mismas prestaciones, independientemente del territorio en el que se encuentren”.
Mato ha destacado, además, la necesidad de evitar las barreras entre los sistemas sanitarios y sociosanitarios, para “que una mano sepa lo que hace la otra”. Por ello, ha propuesto que el Pacto de Estado se sustente sobre dos grandes acuerdos con las comunidades autónomas, uno de ellos por la Sanidad y otro, por los Servicios Sociales, cuyo resultado final sea una Ley de Servicios Básicos.
 
La ministra ha reconocido que la crisis ha obligado a las comunidades autónomas a plantear la necesidad de articular un nuevo sistema de financiación. En este sentido, ha reiterado su “absoluto respeto” a las competencias de los gobiernos autonómicos, de cuyos presupuestos las partidas destinadas a sanidad y servicios sociales representan cerca del 65 por ciento.
 
La labor del Ministerio, ha señalado, es la de impulsar acuerdos entre las Administraciones, “para que, entre todos, estemos en disposición de ofrecer a los ciudadanos las mejores prestaciones posibles”. La ministra ha anunciado que, en el primer Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se celebrará el próximo 29 de febrero, planteará “avances” para la consecución de estos acuerdos a los consejeros autonómicos.
 
Sobre las medidas para contener el gasto puestas en marcha por las comunidades autónomas, Mato ha reconocido la “urgencia” de “articular fórmulas que aseguren la sostenibilidad del sistema”. No obstante, ha recordado que deben garantizar la igualdad de acceso y mantener la cohesión del Sistema Nacional de Salud.
 
Son “las generaciones que nos precedieron” las que inspirarán esta tarea, ha dicho la ministra, porque “si fueron capaces de construir un sistema sanitario público también será posible que nosotros logremos mantenerlo incluso con una situación económica adversa”.