Notas de Prensa

La ministra Ana Mato reitera el compromiso del Gobierno con un modelo de sanidad público, universal, gratuito y de calidad para todos los españoles

  • Respuesta a una pregunta oral del Grupo Socialista en el Senado
  • Anuncia que ya ha empezado a trabajar con las Comunidades Autónomas en el Pacto por la Sanidad y los Servicios Sociales
7 de febrero de 2012. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha recordado hoy el compromiso del Gobierno con un modelo de sanidad público, universal, gratuito y de calidad para todos los españoles. Así ha respondido, en el pleno del Senado, a la pregunta oral del parlamentario socialista Roberto Lertxundi.
 
En su contestación a la pregunta del senador socialista, ha recordado que fue Felipe González, con el ministro Julián García Vargas o, más recientemente, Ramón Jáuregui y las ministras Trinidad Jiménez y Leire Pajín, e incluso la ex consejera de sanidad de Cataluña, Marina Geli, todos socialistas, quienes abrieron el debate del copago. Por ello, la ministra ha considerado que “manifestaciones sobre la financiación y la sanidad española las hay para todos los gustos y también desde varios puntos de vista ideológicos”.
 
En este sentido, ha señalado que “la certeza es que nuestra Constitución y nuestro ordenamiento jurídico garantizan una Sanidad pública, universal y gratuita”. Por ello, el Gobierno la garantizará, sin importar “dónde vivamos, cuántas veces tengamos que recurrir a ella ni cuan costoso sea el tratamiento que necesitemos”.
 
“Lo que no se puede hacer –ha precisado– es mantener un sistema que es altamente valorado por todos los ciudadanos a base de no pagar a proveedores y esconder facturas en el cajón”. Por ello, la ministra ha recordado que, para preservar la sanidad pública y garantizar su viabilidad financiera ha propuesto un Pacto por la Sanidad y los Servicios Sociales. Mato ha anunciado que ya ha comenzado a trabajar en este Pacto con todas las Comunidades Autónomas, y ha asegurado que espera “alcanzar un acuerdo similar al suscrito en su día en el ámbito de las pensiones, y que hoy conocemos como Pacto de Toledo”.