¿Qué puede deteriorar la calidad del agua?

Riesgos sanitarios y la contaminación del agua de consumo.

Riesgos sanitarios y la contaminación del agua de consumo

A medida que se incrementa la demanda de agua, y por tanto la búsqueda de nuevos recursos hídricos, pueden aparecer problemas relacionados con la calidad del agua, generalmente producidos por la contaminación. Esta contaminación puede producir un cambio en la composición física, química o biológica del agua por la introducción de sustancias o microorganismos indeseables capaces de suponer, bajo determinadas circunstancias, un riesgo para la salud de las personas a corto o a largo plazo.

Hace años; o como sucede aún en muchos países en desarrollo, los riesgos más frecuentes asociados al agua de consumo eran las enfermedades infecciosas de transmisión hídrica; como por ejemplo el cólera, el tifus o la disentería. Sin embargo, en países desarrollados e industrializados como España, hoy en día los riesgos sanitarios se asocian cada vez con la exposición a contaminantes de origen químico. Esta creciente preocupación se ve reflejada en las políticas de la Unión Europea.

Estrategia Europea de Medio Ambiente y Salud Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva .

Las fuentes de contaminación procedentes de determinadas actividades industriales, ganaderas, agrícolas, urbanas e incluso de fuentes naturales; pueden deteriorar el agua en origen, en las captaciones, las aguas subterráneas, o en otros puntos de la zona de abastecimiento.

Una mala gestión durante el tratamiento, desalación o distribución del agua, también puede generar riesgos sanitarios. Los problemas más frecuentes son:

  • Problemas en el tratamiento de potabilización del agua por inadecuada aplicación o dosificación de aditivos y sustancias utilizadas en esos procesos. En determinadas circunstancias, pueden generarse subproductos tras el tratamiento. Sin embargo, un tratamiento por defecto (por ejemplo: una inadecuada o nula dosificación de desinfectante), también puede originar problemas.
  • Problemas en las redes de distribución (canalizaciones), cuando se realiza una inadecuada elección de los materiales, o por su estado de conservación (ej: corrosión). Así mismo, un adecuado diseño de las redes, evita la recontaminación del agua de consumo (Ej: red de distribución de diseño mallado que no permita zonas de estancamiento).
  • Problemas con las instalaciones interiores, ya sea por una mala elección o conservación de los materiales de las tuberías, por unas malas prácticas de instalación y mantenimiento, o por la edad del inmueble; lo que puede producir alteraciones de la calidad del agua dentro de las casas, establecimientos, hoteles, colegios, hospitales, etc.
  • Problemas con los depósitos privados y aparatos de potabilización doméstica que no son adecuados, o no se mantienen correctamente (limpieza y revisiones). Ver recomendaciones sanitarias sobre instalaciones interiores Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva .

Como se ha señalado anteriormente, en gran parte del mundo, aún sigue habiendo una alta morbilidad[1] y mortalidad[2] provocada por enfermedades de transmisión hídrica, actualmente de escasa incidencia en España. No obstante, para ampliar información sobre este tipo de riesgos y afecciones, se recomienda consultar la información de la Organización Mundial de la Salud Se abrirĂ¡ en una ventana nueva.   (OMS) en materia de enfermedades de transmisión hídrica.


[1] Nuevos casos de enfermedad en un período determinado de tiempo.
[2]Numerode fallecimientos atribuibles a tipo particular de enfermedad, en este caso de origen hídrico.

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador