Notas de Prensa

Ceuta y Melilla se incorporan al sistema de prescripción de receta electrónica interoperable

• El ministerio autoriza la incorporación de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, gestionadas por el INGESA, al servicio de interoperabilidad del Sistema Nacional de Salud que permite obtener las recetas electrónicas en las farmacias de cualquier comunidad autónoma

• Ceuta y Melilla se unen así a las 16 comunidades autónomas con receta interoperable que conecta las recetas de 11.845 centros de salud y consultorios de atención primaria con 18.818 oficinas de farmacia

• Hasta la fecha se han atendido a 1.204.307 pacientes procedentes de otras comunidades autónomas dispensando 2.689.821 envases de medicamentos

3 de diciembre de 2018.-  El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha dado el visto bueno al sistema de prescripción electrónica de recetas interoperables en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, cuya prestación sanitaria pública está gestionada por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), entidad dependiente del Ministerio.

De este modo, son ya 17 los Servicios de Salud que cuentan con este servicio común. Queda pendiente la incorporación de la Comunidad de Madrid que se encuentra actualmente en fase de pruebas.

El INGESA incorpora siete centros de salud y consultorios de Atención Primaria y 48 farmacias que se añaden a los dispositivos que pueden prescribir y dispensar recetas interoperables.

La receta electrónica se implantó en INGESA en abril de 2013. Desde entonces su utilización se ha generalizado en las Ciudades de Ceuta y Melilla donde se supera 92% de las recetas prescritas por esta vía.

Los 17 Servicios de Salud con servicio certificado de interoperabilidad comprenden el 97% de los centros de atención primaria y el 87 % de las oficinas de farmacia, dando servicio al  85,5% de la población.

La receta electrónica en el Sistema Nacional de Salud es uno de los proyectos de interoperabilidad del Ministerio de Sanidad que, junto con la historia clínica, persigue contribuir a la mejora de la calidad y de la accesibilidad de los ciudadanos a los servicios sanitarios.

El objetivo es que los pacientes puedan moverse por todo el territorio nacional y obtener  los medicamentos prescritos por su médico  en cualquier farmacia del país, independientemente de en qué comunidad hayan sido recetadas y sin necesidad de preocuparse en sus viajes por las fechas de dispensación en las que tienen que retirar la medicación.

La gran movilidad geográfica de los ciudadanos hace que sea un número apreciable el de personas que necesitan este servicio. De hecho, las oficinas de farmacia de las comunidades autónomas que disponen del mismo, habían realizado hasta octubre más de 1.204.307  actos de dispensación, suministrando 2.689.821 envases de medicamentos a pacientes procedentes  de otras comunidades autónomas.

La estrategia del Ministerio de Sanidad ha sido hacer compatibles los diferentes sistemas de receta electrónica respetando, al mismo tiempo, los modelos propios de cada comunidad autónoma.

No obstante, poner en marcha de este servicio requiere de unos trabajos técnicos de adaptación que implican actuaciones del propio ministerio y, en este caso,  un trabajo conjunto del INGESA y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), que representa a los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Ceuta y Melilla, para lograr implantarlo con éxito